Mas, sin tregua: una extra menos en 2013 para los trabajadores públicos

stop

AJUSTE PRESUPUESTARIO

Artur Mas, en el Palau de la Generalitat./EFE/Toni Garriga

14 de febrero de 2013 (18:37 CET)

El mensaje está claro y no habrá marcha atrás, a no ser que haya un gran cambio en la flexibilización del déficit. La Generalitat reducirá entre el 6% y el 7% los salarios de los funcionarios para 2013. Ello equivale a una paga extra, que no sería en su totalidad. Es decir, el Govern podría dejar de pagar media paga extra en junio, y otra media en diciembre.

La reducción del capítulo de personal podría ascender hasta los 740 millones de euros, similar al efectuado en 2012. Toda esa información es la que ha trasladado el Govern en la reunión con los sindicatos en la Mesa General de la Función Pública.

Los sindicatos han repetido la reacción del pasado año. Pero con alguna diferencia. Llueve sobre mojado. La situación de la economía no ha variado. Y los trabajadores públicos, porque la medida no afecta únicamente a los funcionarios, ya cobran salarios muy reducidos. Pero, y ese es el gran argumento que las administraciones exhiben de forma periódica, por lo menos tienen trabajo. CCOO y UGT aseguran que los sueldos mileuristas difícilmente podrán asumir, de nuevo, una rebaja de una paga extra.

La otra imagen del Govern


Los sindicatos argumentan que ya han perdido más del 20% de su sueldo en tres años, entre la retirada de pagas del Gobierno central y el de la Generalitat. La protesta ha sido intermitente, y unos 200 delegados sindicales han cortado la Vía Laietana, frente al Departamento de Governació.

Eso sí. El Govern ofrece ahora otra imagen. Y ello es fruto, en gran medida, del acuerdo con Esquerra Republicana. Las decisiones se deben explicar y se debe asumir la responsabilidad de cada accción. Así, la nueva secretaria de Administración y Función Pública, Meritxell Masó, ha explicado ante los medios de comunicación –a diferencia del silencio de la anterior responsable, en la pasada legislatura-- que ha pedido a los sindicatos medidas alternativas. Si se pueden aplicar, el Govern las estudiará.

Pendientes del objetivo de déficit

Los sindicatos reiteran sus peticiones del pasado año: quieren un límite de 5.000 euros brutos mensuales para los empleados de la Generalitat o reducir altos cargos. El coordinador del Área Pública de CC OO, Xesús González, ha calculado la pérdida de poder adquisitivo de los trabajadores públicos en más del 25% desde 2008.

Todo queda pendiente de que España pueda lograr una flexibilización del déficit para 2013. Será la Comisión Europea la que deba tomar esa decisión, y permita al conjunto de las administraciones públicas que supere el 4,5% de déficit. Después el problema será si el Gobierno central redistribuye el margen que pueda ganar a las comunidades autónomas. La Generalitat desea poder pasar del 0,7% al 1,5% de déficit.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad