Mas situará a Homs y Mas-Colell como los dos pilares del nuevo Govern

stop

NUEVA LEGISLATURA

Artur Mas y Andreu Mas-Colell.

21 de diciembre de 2012 (21:19 CET)

El ya reelegido president Artur Mas decidirá en las próximas horas la formación del próximo Govern, un Ejecutivo que tendrá una tarea descomunal. Deberá ajustar las cuentas públicas, y preparar la consulta soberanista para 2014. Y necesitará mano izquierda para buscar complicidades con el tejido asociativo, con todos los sectores afectados por la grave crisis económica. Y todo ello con la necesidad, también, de acordar las principales decisiones con Esquerra Republicana.

Ante semejante reto, el que el propio Mas asumió en el momento de adelantar las elecciones, la idea del líder de CiU es reorganizar el Ejecutivo catalán, alrededor de dos figuras importantes, de dos áreas que puedan, a su vez, coordinar o ayudar al resto de departamentos. Una de ellas es Francesc Homs, la mano derecha de Mas, el ideólogo del proceso soberanista.

Responsable de la campaña electoral

Y, aunque ha sido en gran medida el gran responsable del fracaso electoral de Mas –él manejaba las encuestas que llevaron a la cúpula de CiU a decidir el adelanto de las elecciones, y él lideró la campaña electoral que se ha considerado nefasta por parte de algunos dirigentes de CiU-- Homs se ha convertido en la pieza angular en el proyecto de Mas. Cambios de última hora, podrían forzar su ubicación en un departamento como Interior, pero las fuentes consultadas consideran que Homs será uno de los hombres fuertes del próximo Govern. Podría responsabilizarse de un gran Departamento de Presidencia, encargado del área de Exteriores –fundamental para preparar la consulta soberanista.

La otra pieza fundamental será Andreu Mas-Colell, conseller de Economía, que podría asumir un departamento reforzado, con una denominación genérica relacionada con la Reactivación Económica, o la Promoción Económica. De él debería depender un área de Hacienda, centrada en los ajustes presupuestarios. Aquí circula el nombre de Heribert Padrol, que fue número dos de CiU al Congreso en 2000, con Xavier Trias de candidato.

En aquel momento a Padrol se le quería para organizar una Agencia Tributaria Catalana. Pero la mayoría absoluta del PP le dejó sin un papel claro en el Congreso y retomó su trabajo en el sector privado. Ahora es socio del bufete Gómez-Acebo & Pombo, y miembro del Carec, el comité de sabios que asesora en materia económica a Artur Mas.

Mas-Colell, la relación con el mundo anglosajón

De Mas-Colell, en esa macro área, podría depender también Industria, centralizando los departamentos económicos. Ello implica la segura salida del conseller Francesc Xavier Mena. Y, las fuentes consultadas no detallan cómo quedará el área laboral, que, ahora, estaba adscrita en el departamento de Mena. En el caso de Industria, la responsabilidad podría recaer en Germà Gordó, uno de los hombres fuertes de Mas, junto con Francesc Homs, y, hasta ahora, secretario del Govern.

Pero Andreu Mas-Colell puede ser determinante para Mas. Al margen de las especulaciones sobre su supuesto cansancio, y la erosión que le ha comportado estar al frente de Economía en estos dos años, estaba al servicio del presidente de la Generalitat. Y Mas valora de Mas-Colell su conexión directa con los sectores económicos anglosajones. Fuentes diplomáticas aseguran que en Washington le conocen. Saben lo que está gestionando y por qué lo hace. Y para la economía catalana, en un momento de enorme incertidumbre, es vital que alguien sepa explicar la realidad y el potencial de las empresas catalanas.

Figuras jóvenes y progresistas


La cuestión es que Mas es consciente también de que el acuerdo con Esquerra Republicana le exige nuevos perfiles para el Govern. En el caso de Mas-Colell, además, se da la circunstancia de que los republicanos querían que siguiera al frente de Economía. Pero en otras áreas, Esquerra verá con mejores ojos a personas como Santi Vila, alcalde de Figueres, o a Neus Munté, vinculada históricamente a la UGT. Santi Vila, un joven valor de Convergència, culto y preocupado por las cuestiones sociales, --capaz de mantener un perfil propio y cuestionar con vehemencia que CiU pactara con el PP en Badalona para hacer alcalde a Xavier García Albiol-- podría ser el nuevo conseller de Cultura.

Porque, y esa será una de las grandes novedades, fuentes del Govern dan casi por segura la salida del conseller Ferran Mascarell. Su ascendente entre los socialistas más catalanistas no se consideraría ahora tan importante.

Neus Munté, jefa de gabinete del Departament d'Ensenyament entre 1999 y 2002, podría ahora ser consellera de Benestar Social. Y para Esquerra, que valora su compromiso social, sería una buena noticia.

Otra de las salidas que se dan por seguras es la de la consellera de Justicia, María Pilar Fernández Bozal, independiente, pero propuesta hace dos años por Unió. Su sustituta, según las fuentes consultadas, podría ser Mercè Pigem, ex diputada de CiU en el Congreso, abogada, y considerada como una de las representantes del sector más progresista de Convergència.

La salida de Puig

En Interior, también se da por segura la salida del conseller Felip Puig, pero Mas todavía no se ha decantado por un sustituto. Lo mismo ocurre en Salut, donde también abandonara el cargo el conseller Boi Ruiz, muy criticado en esta legislatura por encargarse de la salud pública después de haber gestionado hospitales en el sector privado, como presidente de La Unió Catalana de Hospitales.

Todo este organigrama, sin embargo, parte de una premisa explicada al inicio. Las fuentes consultadas aseguran que es muy difícil que Mas sitúe a Francesc Homs fuera del núcleo de Presidencia. Pero tiene algunas alternativas. El conseller de Territori i Sostenibilitat, Lluís Recoder, se ha ofrecido para responsabilizarse de otras áreas. Forma parte de ese sector progresista de Convergència, junto a Mercè Pigem; el diputado en el Congreso, Carles Campuzano; o el secretario de organización de CDC, Josep Rull, además de los citados Santi Vila y Neus Munté Todos ellos han trabajado en la campaña para lograr el apoyo de personalidades y profesionales de la órbita socialista y progresista en general. Y lograron que más de un centenar expresaran su apoyo público a Artur Mas.

Con el acuerdo con Esquerra, sus perfiles cobran una mayor fuerza. Y al president Mas se le ha sugerido que Recoder podría ser un “necesario” conseller de Presidencia. Pero sería otro esquema, un cambio importante en el Govern de Mas. En ese caso, Homs podría responsabilizarse de Interior. Fue el jefe de gabinete del conseller de Interior Xavier Pomés. Y podría tener ahora esa oportunidad. Las fuentes consultadas, sin embargo, lo ven poco probable, con lo que Recoder seguiría al frente de Territori i Sostenibilitat.

Mas tomará posesión de su cargo como president de la Generalitat este lunes, y los consellers de su nuevo Govern el jueves 27.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad