Mas ya negocia con Rajoy el nuevo modelo de financiación

stop

DEBATE

Artur Mas, en la sede de CDC.

24 de abril de 2013 (22:24 CET)

El Gobierno central que preside Mariano Rajoy ya ha comenzado a negociar el nuevo modelo de financiación autonómico. El propio President Artur Mas lo ha admitido este miércoles en el Parlament, al asegurar que está “hablando” con el Ejecutivo español para buscar un modelo satisfactorio. Y es que, al margen del proceso soberanista de CiU, o de un posible acuerdo bilateral entre la Generalitat y el Gobierno del PP, el nuevo modelo debería entrar en vigor en 2014, porque se cumplirán cinco años del acuerdo vigente.

Aunque el modelo de 2009 no obliga a modificarlo por completo, sólo a incluir algunos cambios si se considera necesario, la insatisfacción de Catalunya y de la práctica totalidad de autonomías lo hace imprescindible. Habrá nuevo sistema de financiación.

Principio de ordinalidad

Mas ha admitido que ya se está negociando, aunque todavía no hay un planteamiento formal. Tampoco se ha reunido el grupo de trabajo que ha puesto en marcha el Ministerio de Hacienda, para lograr un modelo que pueda satisfacer a Catalunya, pero que sea válido para el resto de comunidades.

Fuentes del PP, sin embargo, creen necesario e imprescindible que se incorpore el principio de ordinalidad, básico para la Generalitat. La idea es que una comunidad, en este caso Catalunya, no se quede por debajo del orden en el que figura antes de aportar los recursos tributarios al conjunto del sistema. El no cumplimiento de ese principio ha provocado que algunas comunidades, que parten de posiciones por debajo de Catalunya, queden, tras las aportaciones de todas, por encima en recursos públicos per cápita.

Escepticismo inicial

Mas, en cualquier caso, se mostró escéptico sobre los posibles resultados. Aunque no hay reuniones oficiales, el conseller de Economia, Andreu Mas-Colell sí ha mantenido en los últimos meses contactos con el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, centrados principalmente en cómo flexibilizar el objetivo de déficit en 2013 y en los próximos años.

El President, por tanto, admitió esa negociación, aunque con un latiguillo ya habitual: “Veremos con qué resultado”. Mas quiso lanzar un mensaje al PSC, y pidió ayuda a los socialistas catalanes para que puedan vencer las reticencias del PSOE andaluz, siempre muy receloso de cualquier avance en la financiación de Catalunya. “Me gustaría saber cuál es la posición del PSOE y de la Junta de Andalucía, porque veo que sus intereses son muy contrarios y muy opuestos” a los de Catalunya, aseveró Mas.

El 'factor' Griñán

Mas no hizo otra cosa que mostrar una evidencia, y es que si el PSOE ofrece apoyo a un nuevo modelo de financiación será porque responde, principalmente, a los intereses de Andalucía, aunque sea consciente de que no puede dejar de lado a Catalunya. Pero, en estos momentos, pesa más en el PSOE el presidente andaluz, José Antonio Griñan, que el primer secretario del PSC, Pere Navarro.

El jefe del gobierno catalán recordó que habló del nuevo modelo de financiación con el líder del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba. Tanto el PSOE como el PSC, pese al desencuentro por el derecho a decidir, defienden una reforma de la Constitución que valide un nuevo modelo de financiación y concrete las competencias de las autonomías y del Gobierno central.

Mas, mejor con Rajoy que con Sánchez-Camacho

Pese a todo, Mas evidenció en el Parlament que la relación con el Gobierno central ha mejorado en los últimos meses, y que, en función de los resultados de esas negociaciones, podría derivar en una reorientación política. Mas lo explicitó ante la presidenta del PP catalán.

Aseguró que el Govern tiene mejor relación con miembros del Gobierno central que con Alicia Sánchez-Camacho, y los miembros de su partido en Catalunya.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad