El director del Hospital Clínic de Barcelona, Josep Maria Campistol (i), y el presidente de la Fundación La Caixa, Isidre Fainé (d), en la firma en marzo pasado de un acuerdo de financiación por un importe de 6 millones de euros para promover la investiga

El mejor hospital catalán se queda sin espacio

stop

Los grupos políticos catalanes abordarán la ampliación del Hospital Clínic de Barcelona para evitar su saturación

Josep Maria Casas

Economía Digital

El director del Hospital Clínic de Barcelona, Josep Maria Campistol (i), y el presidente de la Fundación La Caixa, Isidre Fainé (d), en la firma en marzo pasado de un acuerdo de financiación por un importe de 6 millones de euros para promover la investiga

Barcelona, 25 de abril de 2019 (04:55 CET)

El Hospital Clínic de Barcelona suele ocupar las primeras posiciones en los índices de calidad hospitalaria de España. Sin embargo, apenas dispone de espacio para atender a sus pacientes: cerca de un millón al año entre ingresos y consultas externas. Sus profesionales suplican disponer de más metros cuadrados.

Después de sucesivos planes de ampliación que nunca se han llevado a cabo, el parlamento catalán aceptó a trámite una propuesta de resolución de Ciudadanos para abordar la ampliación del Hospital Clínic.

En la propuesta se insta a la Generalitat a presentar un proyecto en los próximos meses, a habilitar una partida presupuestaria para su ejecución y a decidir qué pasa con Barnaclínic, su brazo privado. Barnaclínic atiende a pacientes privados en una planta de un hospital público en el que no saben donde meter a los enfermos.

Los grupos parlamentarios catalanes tienen de plazo hasta el próximo 29 de abril, después de cuatro prórrogas, para presentar enmiendas a la propuesta de Ciudadanos. Se debatirá en la comisión de salud. El diputado Jorge de Soler (Cs) indica que la intención es conseguir el consenso para “potenciar el liderazgo del Hospital Clínic”.

Sobre la mesa hay dos viejos planes de ampliación. En 2009, se planteó construir un nuevo edificio hospitalario en el solar adjunto de la calle Provenza donde estaba el antiguo parque de bomberos. El proyecto inicial contempló que este bloque tendría cuatro plantas subterráneas. Sin embargo, esto ya no es posible en la actualidad. Por debajo se construyó el túnel del AVE.

En 2015, se apostó por el recinto de la cercana Escuela Industrial de la calle Urgell. Se trataría de aprovechar los actuales edificios históricos, pese a que están catalogados como Bienes Culturales de Interés Local, y de levantar un nuevo edificio sanitario conectado con el cercano Hospital Clínic mediante un túnel. El propietario de estas instalaciones es la Diputación de Barcelona. Precisamente, ahora las están remodelando, pero no para usos sanitarios sino científicos.

Ampliación inaplazable

El Hospital Clínic necesita una ampliación con urgencia para continuar siendo un centro de referencia. Tiene servicios diseminados por las calles de su alrededor, utiliza una planta de la Clínica Platón, atiende a pacientes en la de Sagrat Cor y mantiene el edificio de la Maternidad de la calle Sabino Arana para ginecología y obstetricia.

Sin embargo, el problema de espacio está en el edificio principal. En el texto de la propuesta parlamentaria se indica que las consultas son “minúsculas”, casi sin espacio para moverse en su interior. O que hay habitaciones en las que las camas de los pacientes “casi se tocan”, con la incomodidad y falta de intimidad que ello comporta.

Los grupos parlamentarios no solo deberán definirse sobre la ampliación del Hospital Clínic sino sobre el futuro de Barnaclínic. La presencia de una clínica privada que se aprovecha de las instalaciones, equipos y profesionales de la sanidad pública sigue generando polémica. En marzo de 2017, un informe de la Sindicatura de Cuentas advirtió a Barnaclínic que no podía prestar asistencia sanitaria privada con medios de la pública.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad