Merkel se desmarca de Obama y rechaza descalificar a S&P

stop

REACCIÓN ALEMANA

Angela Merkel y Nicolás Sarkozy

06 de diciembre de 2011 (11:54 CET)

La canciller alemana Ángela Merkel no ha querido entrar al trapo de la decisión de Standard & Poor's de poner en revisión negativa la triple A de Alemania, como sí hizo el presidente estadounidense, Barack Obama, cuando la agencia quitó la máxima calificación a la deuda norteamericana. 

En su primera reacción, Obama aseguró que "Estados Unidos siempre sería triple A" independientemente de las decisiones de las agencias. La primera ministra alemana, sin embargo, ha preferido un perfil más bajo y simplemente ha asegurado que "las agencias son las propias responsables de las decisiones que toman".

"Lo que hacen, es de su propia responsabilidad", ha señalado la política conservadora en una rueda de prensa celebrada en Berlín.

Se ha puesto en vigilancia la nota de 15 de las 17 economías de la zona euro, entre ellas la alemana.

La canciller ha destacado además que, en la cumbre que celebrarán jueves y viernes, los líderes europeos adoptarán decisiones para ganar confianza en lo que está siendo ya un largo proceso.

S&P situó el lunes a última hora en perspectiva negativa las calificaciones de 15 economías de la zona euro, incluidas la triple A de Francia y Alemania y la 'AA-' de España, por la crisis de deuda que afecta a estos países.

La agencia justifica estos cambios en el endurecimiento de las condiciones de crédito en la eurozona, la mayor tensión sobre la deuda soberana en varios países, los "continuos desacuerdos" entre los gobiernos europeos para resolver la desconfianza de los mercados y promover acercamientos en materia económica o fiscal, los altos niveles de morosidad de administraciones y familias, y "el creciente riesgo de una recesión económica en la eurozona en 2012".
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad