Mil funcionarios se quejan al Ayuntamiento de Madrid por falta de trabajo

stop

Los trabajadores municipales denuncian que, debido a las externalizaciones de Gallardón, no tienen trabajo y piden una solución para ocupar sus horas en tareas útiles

Protesta de funcionarios en el Ayuntamiento de Madrid.

Madrid , 30 de enero de 2016 (20:57 CET)

En la gerencia de Urbanismo, los técnicos que antes supervisaban la calidad de las obras urbanísticas de la ciudad, desde la reparación de una acerca hasta la construcción de un nuevo parque, ahora juegan solitario en su ordenador.

Acuden al trabajo a hablar, tomar café y ver pasar las horas del reloj. La denuncia ha sido realizada por los propios trabajadores del área que han exigido al Ayuntamiento algo de trabajo. La agrupación Somos Sindicalistas, nacida a raíz del 15M, calcula que sólo en la gerencia de Urbanismo hay 800 trabajadores sin ninguna tarea asignada, ya que todas las competencias fueron transferidas a empresas externas.

Jardineros de brazos cruzados  

La falta de trabajo también aqueja a una plantilla de jardineros municipales que hasta el año pasado estaban destinados a cuidar los jardines de los edificios y monumentos históricos. "Hasta el 2013, las plantas que cultivábamos en los viveros municipales abastecían a los parques de El Retiro, Fuente del Berro y Casa de Campo".

"Ahora, con la privatización, eso lo hacen empresas privadas. Así que hemos tenido que optar sembrar para los huertos urbanos o para los colegios para sentir que hacemos algo útil", explica Loreto Nebreda, jardinera municipal del vivero del Retiro.

A pesar de la mala situación del arbolado en la ciudad, el Ayuntamiento ha arrinconado a casi 300 jardineros municipales, porque esas tareas han sido delegadas a empresas privadas como Ortiz y Eulen.

"Somos como 30 jardineros y podemos hacer muchas más cosas, pero viene un jardinero de la empresa privada que debe hacer muchas de las tareas que nos corresponderían a nosotros", explica la jardinera.

Estructura duplicada

La falta de tareas es un grave problema en el Ayuntamiento de Madrid que tiene externalizados todos los servicios básicos y fundamentales de la ciudad (limpieza, recogida de basura, iluminación servicio de atención telefónica, urbanismo, centros deportivos, escuelas de música y centros de mayores, entre otros). Además de tener todos los servicios básicos contratados el ayuntamiento paga, además, 30.000 nóminas al mes, el equivalente a la plantilla de Telefónica o BBVA en España.

Las causas de esta insólita situación reside en los planes diseñados por el exalcalde Alberto Ruiz Gallardón que planificó externalizar todos los servicios básicos con la intención de disminuir progresivamente el número de funcionarios a medida que se producen bajas y jubilaciones.

Trabajadores que sólo llaman por teléfono  

"El gran problema es que ahora el Ayuntamiento debe pagar dos estructuras duplicadas: la de las grandes empresas que han decidido vivir de los contratos públicos y la de los casi 30.000 funcionarios, muchos de ellos sin ninguna actividad productiva", explica Miguel Ángel Lorenzo, portavoz del sindicato Somos Sindicalistas.

El problema también afecta a los antiguos encargados de mantenimiento de los centros deportivos. Antes, estaban encargados de reparar cualquier inconveniente en los centros: desde el cambio de una bombilla hasta el sistema del aire acondicionado.

¿Mobbing?

Hoy, ese trabajo ha sido destinado a empresas privadas y los encargados cobran su sueldo como hasta ahora pero sólo deben llamar a la compañía y esperar a que hagan la reparación, asegura Félix De Dios, funcionario del Ayuntamiento e integrante de la plataforma por la remunicipalización de los servicios públicos.

El funcionario explica que no asignar tareas a los trabajadores es, en el fondo, acoso laboral y podría ser denunciado por los trabajadores afectados.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad