Miquel Iceta: “El PSC también tiene su derecho a decidir”

stop

DECLARACIÓN SOBERANISTA

El presidente de la fundación Rafael Campalants y diputado del PSC, Miquel Iceta

27 de enero de 2013 (13:22 CET)

La crisis en el PSC no está cerrada. El presidente de la fundación Rafael Campalants (think tank del partido) y diputado de la actual legislatura, Miquel Iceta, ha dejado claro este domingo que será la ejecutiva del lunes quien decida la “responsabilidad política” de los cinco diputados díscolos. “El PSC también tiene su derecho a decidir”, ha sentenciado.

El dirigente socialista no ha escondido lo profunda que es la herida abierta por Rocío Martínez, Àngel Ros, Núria Ventura y Marina Geli en el partido al decidir no votar el acuerdo que había adoptado, previamente, el grupo parlamentario sobre la resolución soberanista de CiU y ERC. La sanción económica que ha adoptado el grupo parlamentario es de 400 euros cada uno, pero la cúpula de los socialistas catalana está irritada y tomará cartas en el asunto este lunes.

Sismógrafos de país


Para Iceta, la grieta que se ha abierto en el PSC es un reflejo del “esguince” en la sociedad catalana por la transveraslidad del partido. “En Catalunya no pensamos todos iguales y tenemos derecho a ello. Pensaba que esto ya estaba superado”, ha declarado. El dirigente socialista ha apuntado a Artur Mas como responsable de la ruptura social que, según su punto de vista, es consecuencia que el President está atado a un pacto de gobierno en Catalunya con ERC “que es más una cuenta atrás”.

Recuerda que el documento rubricado entre Mas y Oriol Junqueras marcaba que en el primer pleno del Parlament se tenía que aprobar la declaración unilateral de soberanía (como ha pasado esta semana) y un referéndum en 2014. El dirigente socialista asegura que ellos sí que están a favor “del derecho a decidir”, pero no a declarar primero la soberanía de Catalunya para después hacer el referéndum. “Nadie lo ha hecho, ni siquiera Escocia ni Quebec”, los espejos en los que se refleja Mas en su envite.

Afirma que tomar esta decisión es un “problema” a la hora de negociar con el Gobierno central sobre el futuro de Catalunya y lleva a única salida posible: la independencia. Y es meridianamente claro en este punto: “Lo que sería una novedad mundial es que el PSC se definiera como un partido soberanista e independentista”.

Reforma de la Constitución

El también secretario primero de la mesa del Parlament reitera que la Consitución actual ya deja espacio para solucionar esta cuestión sin tener que disolver las Cortes y convocar elecciones.

Defiende que el artículo ocho aguanta una reforma que incluyera el pacto fiscal, la verdadera transmisión de competencias “sin palos a las ruedas”, la creación de un consejo federal a imagen y semejanza que el alemán y permitir que Catalunya pudiera representar al Estado internacionalmente. Pero, para ello, reclama un gran pacto que tiene que pasar por superar “el inmovilismo del PP”. Y afirma que ya le constan “movimientos en esta dirección” en el Ejecutivo de Mariano Rajoy. Otra razón, según su punto de vista, para intentar pactar antes de romper.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad