Montilla advierte a los medios públicos sobre su “entusiasmo” soberanista

stop

DERECHO A DECIDIR

José Montilla, este jueves./ED

27 de septiembre de 2013 (13:21 CET)

Calmado, aunque esa es una de sus características, distanciado, en cuanto a que no habla de un “nosotros”, sino del PSOE o del PSC, como actores políticos esenciales, pero de la misma que el PP o CiU, el ex presidente de la Generalitat, Jose Montilla, ha reclamado este viernes a los medios públicos de la Generalitat y los medios de comunicación en general que “sean neutrales” respecto al proceso soberanista que vive Catalunya.

Pero ha ido más allá, al advertir de que el “entusiasmo de una sola vía” puede ser un riesgo y un factor de dificultad para el propio Govern de Artur Mas si necesita, posteriormente, “variar su hoja de ruta”.

Más adeptos al federalismo

Montilla, en un desayuno en el Fórum Nueva Economía, ha insistido en que el President Mas debería explorar otras vías, para tratar de llegar a soluciones acordadas, y que una de las que se están abriendo paso es la reforma de la Constitución, que defiende el PSOE y el PSC, y que, según Montilla, “gana adeptos”.

Porque las consecuencias de una consulta que pida una respuesta binaria, de sí o no a la independencia, podría fracturar la sociedad catalana, a juicio del ex mandatario catalán, hoy senador por el PSC. El impacto en la sociedad dependería de las posibles preguntas, y de cómo se llegue a esa consulta. Montilla ha defendido con convicción que la democracia se basa en la legalidad, y que afirmar que la democracia debe estar por encima, “es sumamente peligroso”. Ahora bien, las leyes se pueden cambiar, y para ello Montilla ha insistido en que se debe negociar.

Gestionar la frustración

La preocupación, sin embargo, es saber qué pasará si se reconduce todo el proceso. Montilla se ha preguntado por las consecuencias para los más entusiastas. “¿Quién gestionará la enorme frustración colectiva generada? No pido que el Govern abandone su discurso de las últimas elecciones, pero sí que explore otras vías", ha afirmado.

En cualquier caso, no ha dejado de lado las enormes diferencias, que, a su juicio, se han establecido entre Catalunya y el resto de España, provocadas, según su reflexión, por la sentencia del Estatut del 2010. “Creó un sentimento de humillación muy grande para una buena parte de la sociedad catalana, que ha condicionado la actual situación”, ha insistido.

Las inversiones de Pujol y la deuda

Pero Montilla ha querido reflejar su preocupación por la crisis económica, y ha pedido que el Govern se implique con el Gobierno central para poner en marcha planes de reactivación industrial.

Y ha sido muy crítico con el actual Govern de Artur Mas, al rechazar de plano que el tripartido fuera el culpable de la deuda acumulada de la Generalitat.

“Bajo mi presidencia se hicieron inversiones en escuelas y hospitales, que se necesitaban por el aumento de la población, y que ahora el actual Govern aprovecha, pero las grandes inversiones ya estaban comprometidas, y se firmaron en los últimos meses del Govern de Jordi Pujol, en 2003, como el Canal Segarra-Garrigues, la Línea 9 del Metro y la Ciutat de la Justícia”, ha afirmado contrariado, aunque a su manera, prácticamente sin inmutarse.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad