Muere Carmen Balcells, la agente de García Márquez y Vargas Llosa

stop

Luto en las letras hispanas

Balcells junto a García Márquez en una imagen de los años 70.

en Barcelona, 21 de septiembre de 2015 (18:13 CET)

Gabriel García Márquez consiguió publicar Cien años de soledad en 1967 en una editorial de Buenos Aires. Cuando envió el manuscrito estaba absolutamente empobrecido y ni siquiera tenía dinero para pagar las tasas postales. Pero Carmen Balcells leyó el libro y lo llamó a Barcelona. Con la llegada de Gabo a la capital catalana se inició el boom latinoamericano, una etapa de esplendor, que siempre capitaneó Balcells, la Mamá Grande de los escritores.

Balcells (Santa Fe de Segarra, 1930) no era una intelectual ni tampoco fue a la universidad, procedía de una familia de agricultores de Lérida, pero por esas cosas de la vida entró a trabajar en la agencia de Vintila Horia, un escritor rumano que se dedicaba a administrar la obra de autores extranjeros.

Renovó el oficio

Con el tiempo, Balcells fundó su propia agencia y renovó el oficio al pasar de intermediar entre editores para representar de forma directa a los escritores ante las editoriales. Decía Manuel Vázquez Montalbán que con ese giro, Balcells dio a los escritores un gran regalo: su libertad. Los liberó de contratos de por vida y de los incómodos plazos que provocan el síndrome de la página en blanco. Gracias a ella, muchos autores respiraron con calma y escribieron con tranquilidad.

Pero no hizo sólo eso. "Ella pagaba las cuentas, alquilaba los pisos y resolvía los problemas de electricidad, de transporte, de teléfono, de clandestinidad, y aprobaba o fulminaba los amoríos pecaminosos, asistía a los partos, consolaba a los cónyuges e indemnizaba a las amantes", recuerda otro de sus protegidos, otro de sus premios Nobel, Mario Vargas Llosa.

El boom latinoamericano en Barcelona

Por todo eso, García Márquez la apodó Mamá Grande. Y por todo eso, alrededor de Balcells se reunió un grupo de escritores latinoamericanos cuyas obras se han incorporado al canon del siglo XX. De Julio Cortazar a José Donoso pasando por Augusto Roa Bastos y sin olvidar a Carlos Fuentes y Alfredo Bryce Echenique y por supuesto a los dos Nobel de su vida, García Márquez y Vargas Llosa, todos estuvieron bajo el ala de Balcells.

Pero también fueron muchos los autores españoles que formaron parte de ese grupo inolvidable, que convirtió en los años 70 a Barcelona en referente mundial de la literatura en español. Allí estuvieron en torno a Balcells Luis Goytisolo, José Luis Sampedro, Terenci Moix, Jaime Gil de Biedma, Eduardo Mendoza o Gustavo Martín Gazo.

Premios y consideraciones

De alguna manera, Balcells, que ha fallecido este lunes en Barcelona a los 85 años, contribuyó a que miles de lectores puedan disfrutar de la gran literatura que ha dejado el siglo XX. La agente literaria, que era madre de Luis Miguel Palomares, recibió entre otras consideraciones la Medalla de Honor de Barcelona y la Creu de Sant Jordi.  

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad