Navarro se erige ahora en el líder de la Catalunya no oficial

stop

ESTRATEGIA SOCIALISTA

28 de junio de 2013 (21:24 CET)

Los dirigentes del PSC han intensificado sus visitas a las agrupaciones locales. Y lo que perciben, aunque no hace falta que sean muy sagaces, es que los militantes y simpatizantes socialistas viven en otro mundo.

La cuestión es saber quién vive equivocado. Y el primer secretario del PSC, Pere Navarro, ha decidido erigirse en el líder de esa Catalunya no oficial, pese a todos sus años de alcalde de Terrassa --o precisamente por ello-- que sigue sin entender para qué sirve una cumbre de partidos y entidades cívicas que defienden el derecho a decidir.

¿Se equivoca Navarro, se equivocan esos ciudadanos que no siguen algunos medios de comunicación catalanes que recuerdan estos días que este sábado hay un concierto “por la libertad” en el Camp Nou, a favor del derecho a decidir?

El tiempo lo dirá, y la evolución de la política catalana. Navarro sigue jugando a un hecho incuestionable, por ahora. Y es que tanto CiU como Esquerra Republicana, aunque no todos sus dirigentes lo comparten, siguen pensando que el PSC es una pieza esencial en el tablero catalán y que se debe poder contar con ellos.

Los críticos, desmotivados


El sector crítico del PSC también lo cree, pero entiende que para ello los socialistas deben hacer un esfuerzo, y que no pueden quedar al margen de un consenso catalanista que, en estos momentos, ha dado un paso adelante y podría decantarse, si no hay respuestas positivas desde el Gobierno español, por posiciones independentistas.

Así lo cree la ex consellera Marina Geli, o los también ex consellers Joaquim Nadal o Antoni Castells. También están en esa posición, con matices, la ex secretaria del Govern, Laia Bonet, o el miembro de la Ejecutiva Fabían Mohedano.

Pero no hay, por ahora movimientos que se puedan organizar y que se constituyan en una alternativa seria. La desmotivación es la tónica. Pere Navarro es consciente de ello, y así se reflejará este sábado en el consejo nacional del partido. No hay previstas intervenciones críticas. Todos los dirigentes que difieren de Navarro ya se han expresado en las ejecutivas del PSC.

Navarro, como Duran

Navarro va consolidando su liderazgo, que no comporta, por el momento, un mayor apoyo en los sondeos electorales. Pero se ha atrevido a formular algunas consideraciones, en la línea de Josep Antoni Duran Lleida, el gran dolor de cabeza de Convergència.

Y este viernes, Navarro se destapaba afirmando que muchas de las entidades que se reunieron con el President Mas la pasada semana, en la cumbre por el derecho a decidir, asistieron “para quedar bien”. Según Navarro, “en este país lo que se dice en público cada vez es más diferente de lo que se dice en privado".

Incluso llegó a ridiculizar la reunión, al entender “curioso” que se haga "una reunión con 50 personas para decidir que se va a enviar una carta a Rajoy".

Mas, solo

Para Navarro, el President Mas se está quedando “solo”, pese a que existe otra Catalunya que sigue muy movilizada, y que se reflejará en las más de 70.000 personas que asistirán este sábado al Camp Nou en el concierto “por la libertad”.

Entre esos dos mundos está Navarro, entre esos dos mundos ha estado durante décadas el PSC. Navarro cree, sin embargo, que esta vez la Catalunya no oficial acabará ganando la batalla.

El problema, sin embargo, es generacional. En esas visitas a las agrupaciones locales, la media de edad es elevada. Pero existe, como reflejan las encuestas, una Catalunya que sigue sin pronunciarse, intergeneracional. Que sigue observando.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad