Nokia y Dell no deberán pagar el canon digital

stop

La justicia de Madrid confirman que las compañías pueden reclamar la devolución de los pagos en una nueva derrota de la SGAE y otras entidades de gestión de derechos

30 de marzo de 2011 (19:19 CET)

Nokia y Dell no deberán pagar el canon digital y pueden solicitar la devolución de los pagos realizados. Así lo han decidido este miércoles los magistrados de los juzgados de lo mercantil número 6 y 7 de Madrid en los procesos que habían iniciado contra varias entidades de gestión de derechos. Lo más importante de ambas sentencias es que sientan de nuevo jurisprudencia contra la controvertida norma y abre la puerta a otros privados a reclamar el retorno del canon digital.

Anteriormente ya habían tumbado la norma la justicia europea y española. El tribunal de Luxemburgo confirmó en octubre que las empresas privadas no tenían que pagar las tasas relacionadas con esta medida compensatoria y el pasado jueves la Audiencia Nacional anuló la normativa que imponía el pago del canon por un defecto de forma.

Además de la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE), las nuevas resoluciones de los juzgados mercantiles de Madrid hacen referencia a la asociación Artistas, Intérpretes y Ejecutantes (AIE), la Asociación de Gestión de Derechos Intelectuales (Agedi), el Centro Español de Derechos Reprográficos (Cedro) y la Visual Entidad de Gestión de Artistas Plásticos (Vegap).

Batallas legales

Nokia y Dell han mantenido batallas legales con las entidades de gestión al considerar que se trata de un impuesto que no debería afectar a las compañías privadas, ya que sus equipos y soportes no están destinados a copias de material de autor. Eso sí, los primeros en ir a los juzgados fueron la SGAE, la Agedi y la AIE al denunciar a Nokia en marzo de 2009. Estas entidades reclamaban a la empresa finlandesa el pago de 5,1 millones de euros. En una vista posterior la cantidad se rebajó a los 4,5 millones de euros.

El caso de Dell es similar. Las entidades Cedro y Vegap le reclamaban 661.519 euros en concepto de canon sobre impresoras que utilizaban para sus actividades. La compañía declaró en el proceso que ya "ha pagado mucho más de lo que debería pues entiende que no tiene que declarar ni liquidar por todos los equipos sino solo por los vendidos a particulares". Ahora el juez ha denegado la demanda y les hace asumir las costas del proceso.

Las partes podrán presentar sus respectivos recursos de apelación ante la Audiencia Provincial de Madrid.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad