Pablo Iglesias muestra las garras: "El cielo no se toma con consenso, se toma por asalto"

stop

El líder de Podemos manda un mensaje interno a los dirigentes de su partido que piden más pluralidad

Pablo Iglesias, líder de Podemos. | EFE

18 de octubre de 2014 (13:51 CET)

Pablo Iglesias se dio un importante baño de masas en Vistalegre (Madrid) este sábado en la inauguración de la asamblea fundacional de Podemos. Con su tradicional verbo encendido, Iglesias ha querido mandar un claro mensaje, no tanto a sus adversarios de otras fuerzas políticas sino a las corrientes críticas internas que piden mayor pluralidad en la toma de decisiones.

Iglesias fue aplaudido, ovacionado, e interrumpido por los aplausos y los gritos de "sí se puede" durante su discurso. Aseguró que el partido permanece unido y negó que existan divisiones internas. “Dicen que llegamos aquí divididos: dedicadle un aplauso irónico a todos aquellos que dicen que estamos divididos”, dijo Iglesias en un centro deportivo abarrotado de simpatizantes.

La asamblea ciudadana deberá elegir entre los modelos de partido propuesto por los dos Pablos: Pablo Iglesias, líder de la agrupación y Pablo Echenique, eurodiputado. El equipo de Echenique propone una estructura más asamblearia y apuesta por una triple portavocía mientras que los seguidores de Iglesias, el grupo de los mediáticos, opta por la eficacia y un secretario general.

"Salimos a ganar"

Iglesias animó a sus bases a no conformarse con un segundo lugar, con la figura del principal partido de oposición. La agrupación que ha logrado capitalizar el descontento social está convencida de que ya compite en igualdad de condiciones con el Partido Popular para alcanzar la Moncloa.

“Hoy es un día histórico porque nace una agrupación política que no está aquí para ocupar un papel testimonial ni ser segundos. Estamos aquí para gobernar y salimos a ganar”, ha dicho Iglesias ante las masas emocionadas
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad