Pedro Sánchez busca a Puigdemont para ser presidente

stop

El líder del PSOE ha contactado con la Generalitat para ofrecer un proyecto federal del que recela el independentismo

Sánchez en la sede del PSOE.

Barcelona, 15 de enero de 2016 (22:42 CET)

¿Están cambiando las cosas en las últimas horas? El líder del PSOE, Pedro Sánchez, ha contactado con el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, para mantener los cauces institucionales lógicos, a pesar de las diferencias ideológicas.

Pero la llamada telefónica ha servido para que el secretario general del PSOE haya trasladado a Puigdemont su idea de afrontar una reforma federal de España, que sólo podría llevar a cabo si el independentismo asume que debe dar un paso atrás.

Los socialistas han asegurado que han percibido a Puigdemont con deseos de proseguir esos contactos, y con un espíritu conciliador y moderado. También ha telefoneado a Puigdemont el líder de Podemos, Pablo Iglesias.


Proyecto federal

¿Es esto posible? Pedro Sánchez está trazando una estrategia que pasa por asegurar los votos de los partidos nacionalistas, siempre que éstos entiendan que no pueden matener su proyecto independentista.

En las filas del PSOE, Sánchez ha recibido críticas notables, por facilitar, precisamente, a ERC y Convergència, la formación de grupos propios en el Senado. Sánchez lo ha enmarcado en la tradicional cooperación institucional. Pero ese detalle tiene relación con la idea de atraer a dos grupos que, en conjunto, tienen 17 diputados en el Congreso.


La 'moderación' de Puigdemont

La entrevista de Puigdemont en TV3 de este jueves constató que el presidente de la Generalitat quiere, por lo menos, explorar las posibilidades de diálogo con el Gobierno español que se pueda constituir, a pesar de que es un independentista de primera hora.

Y Sánchez va a por todas, con la intención de buscar, en el último momento, a Podemos, una vez tenga claro que puede contar con todos los grupos nacionalistas, si confían en su proyecto federal.

Es una quimera, y en el otro lado está Ciudadanos, un partido con el cuál el PSOE no podría contar, si se inclina por acercarse a los nacionalistas. Pero con la conversación entre Sánchez y Puigdemont se podría abrir un nuevo escenario en los próximos días, mientras Mariano Rajoy prepara su discurso de investidura, siendo consciente de que no será presidente ni en la primera ni en la segunda vuelta de las votaciones en el Congreso.  
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad