El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en la Moncloa

Pedro Sánchez pedirá a sus ministros que resistan un año más

stop

Sánchez necesita tiempo y exhorta a sus ministros a que no abandonen, porque no pretende convocar elecciones antes de otoño de 2019

Barcelona, 30 de septiembre de 2018 (17:55 CET)

Pedro Sánchez no asume como posible un adelanto electoral antes de otoño de 2019, como exige la oposición desde hace varias semanas. Si de su intención única se trata, el presidente del Gobierno quiere llegar a 2020. Sabe que la derecha hace ruido y agita todo lo que puede, pero la única posibilidad que ve de convocar elecciones antes de un año es por un bloqueo de los independentistas catalanes.

En línea con lo informado por Economía Digital este domingo, el líder socialista activa un nuevo discurso: le hace falta tiempo para sustituir un relato por otro contradictorio. Y en ese sentido, pide a sus ministros que resistan y que no piensen aún en un adelanto o en una fusión de las generales con las autonómicas y municipales, porque ese (aún) no es el plan de la Moncloa ni de los barones socialistas.

Durante su viaje a EEUU, Sánchez ha llamado a diario a varios ministros y a su equipo de confianza, informa El País. Dolores Delgado y Pedro Duque, los ministros más cuestionados en las últimas semanas, para intentar calmar las aguas y convencerles de que si resisten vencerán. La Moncloa teme que Delgado y Duque abandonen, especialmente por su corta trayectoria política.

Sánchez quiere "avanzar" hasta 2020

Fuentes del Ejecutivo comentaron al diario que el mantra que asume Sánchez no es el de "resistir", sino el de "avanzar". "Tomamos medidas y tenemos apoyo parlamentario, ganamos votaciones, hacemos acuerdos, y eso es lo que desespera a la oposición", dicen. "Tomamos decisiones para bajar la luz, para actualizar las pensiones, para resolver las VTC. Avanzamos", insisten.

Las fuentes gubernamentales reconocen que "incluso los independentistas catalanes están por la labor de aguantar la legislatura, y con el ataque de la derecha aún más". El relato que Sánchez busca y quizá ya encontró va por ahí: el Gobierno sufre el acoso de una derecha que no asume que perdió el poder.

En el Ejecutivo igualmente hay nerviosismo de que se produzcan más polémicas, pero también están convencidos de que la oposición comete un error al exigir elecciones inmediatamente y que le será complicado justificar el bloqueo de su agenda de gasto social de 6.000 millones de euros más. Por eso, la opción de resistir y resistir, aunque sea un año más, le suena mejor que ceder a la presión.

El Gobierno de Sánchez, naturalmente, tiene pensado ya un escenario ideal, y cree que no está lejos de conseguirlo. Primero, quieren ganar las elecciones andaluzas que Ciudadanos obligó a adelantar. Después será el momento de triunfar en las autonómicas y municipales de mayo. Y, ahí sí, pensar en unas generales, a celebrarse entre el próximo otoño y el inicio de 2020, si todo sale bien.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad