Pedro Sánchez y Pablo Iglesias en una imagen de archivo. EFE

Pedro Sánchez y Pablo Iglesias cierran un preacuerdo

stop

El PSOE y Unidas Podemos sientan las bases para un gobierno de coalición

Barcelona, de ( CET)

Pedro Sánchez y Pablo Iglesias han cerrado un preacuerdo este martes con el propósito de poner en marcha un gobierno de coalición. Las formaciones han redactado el documento en base a diez líneas de actuación prioritaria para el futuro Gobierno, sobre las cuales deberán profundizar en los próximos días.

El preacuerdo también contempla otra novedad: no habrá vetos, según fuentes de los partidos. De forma que Iglesias podría acabar siendo vicepresidente del Ejecutivo de Sánchez. Ambos anunciaron este mismo martes las bases de este preacuerdo desde el Congreso de los Diputados, que ya ha sido filtrado a los medios.

"El PSOE y Unidas Podemos hemos alcanzado un preacuerdo para conformar un Gobierno progresista de coalición que sitúe a España como referente de la protección de los derechos sociales en Europa, tal y como los ciudadanos han decidido en las urnas", comienza el documento.

Los líderes del PSOE y Unidas Podemos, respectivamente, emprendieron una negociación exprés este mismo lunes después de las elecciones generales del 10-N. Algunas de las líneas de actuación prioritaria que se han fijado versan sobre el cambio climático, el feminismo, los derechos sociales y el combate de la precariedad y el desempleo.

Sobre Cataluña, los partidos se han comprometido a "garantizar la convivencia". "Se fomentará el diálogo en Cataluña, buscando fórmulas de entendimiento y encuentro, siempre dentro de la Constitución. También se fortalecerá el Estado de las autonomías para asegurar la prestación adecuada de los derechos y servicios de su competencia", dice el preacuerdo.

¿Se repetirá la fórmula de la moción de censura?

Las portavoces Adriana Lastra e Irene Montero estuvieron presentes en las conversaciones de este lunes. Fuentes socialistas han apuntado a que, tras anunciar el pacto, habrá contactos con otras fuerzas políticas que apoyaron en 2018 la moción de censura contra Mariano Rajoy que llevó a Sánchez a La Moncloa en el pasado verano.

La moción de censura la apoyaron, además de PSOE y Podemos, las formaciones ERC, Pdecat, PNV, Compromís, EH Bildu y Nueva Canarias. Aquella fórmula sumó 180 escaños a favor de sacar al PP del Gobierno central. No obstante, esta articulación no duró mucho, dado que varios de estos partidos tumbaron meses después los Presupuestos de Sánchez.

Tras el 10-N, el PSOE y Podemos, con el apoyo de ERC, JxCat, Bildu y el PNV suman 188 escaños, suficiente para sacar adelante la investidura. De estos partidos, el PNV se ha mostrado dispuesto a apoyar al PSOE, mientras que ERC y JxCat están abiertos a la posibilidad pero han advertido de que no será gratis.

Los independentistas catalanes, naturalmente, exigirán que el gobierno resultante de este pacto se comprometa a un diálogo para buscar una "solución política" al conflicto catalán. Los republicanos han pedido a Podemos colaboración para "atornillar" a Sánchez a la mesa de negociación que piden desde hace meses.

La caída del 10-N impulsa el acuerdo

Si después de las elecciones del 28-A los militantes socialistas pidieron a Sánchez no entenderse con Albert Rivera, después del 10-N su mensaje ha sido: "¡Con Iglesias, sí!". Un mensaje de calado en el contexto de que la repetición electoral tuvo entre sus causas la incapacidad de lograr un acuerdo entre ambas formaciones después de los comicios de abril, una situación afeada por los votantes de ambos partidos.

Fuentes del PSOE confirmaron que se dan las circunstancias para un gobierno de coalición después de haber fracasado esta posibilidad durante meses. El hecho de que ambos partidos hayan retrocedido en las urnas ha llevado a ambos a acelerar la negociación para evitar unas terceras elecciones

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad