Portazo del Gobierno a Mas: acción de la Fiscalía y rechazo al referéndum

stop

TRAS EL 9N

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría | EFE

11 de noviembre de 2014 (17:35 CET)

Portazo contundente a Artur Mas. El Gobierno, antes de recibir la carta del President, en la que pide a Mariano Rajoy que acepte un referéndum a la británica o a la canadiense, ya ha dejado claro que desea, primero, que se cumpla el estado de derecho. La apuesta por “los tribunales”, como ha asegurado Mas, es una realidad.

Y si la Fiscalía podría presentar una querella este miércoles contra el propio Mas, la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha asegurado que no se aceptará ningún posible referéndum. “Ni este Gobierno ni este partido darán sus votos para un acuerdo de secesión”, le ha respondido al senador de CiU, José Luis Cleries.

Valorar o no la consulta

Se trata de la primera intervención del Gobierno, tras las escuetas palabras en la noche del domingo del ministro de Justicia, Rafael Catalá. La vicepresidenta se ha acogido a los números de la consulta, cayendo en una contradicción. Si por una parte el Gobierno desea ignorar la consulta, por la otra entra de lleno en los resultados: “Dos de cada tres catalanes, incluidos menores y extranjeros, les han ignorado”, ha afirmado Sáenz de Santamaría.

“Legalmente el derecho de autodeterminación que usted quiere no es posible, ni en esta Constitución ni en ninguna de nuestro entorno", le ha contestado a Cleries. La vicepresidenta se ha negado, también, a una posible reforma de la Constitución que pudiera incluir ese derecho. "Con este partido y con este Gobierno no juegue para negociar con la soberanía de los españoles”, ha sentenciado. La vía jurídica, por tanto, prima desde el Gobierno, y el choque con el Gobierno catalán es total.

¿Opresión al pueblo catalán?


Cleries le ha recordado a la vicepresidenta que los más de 2,3 millones de catalanes “votaron a pesar de sus amenazas –del Ejecutivo español-- y de su voluntad de crear miedo y confusión”. Y ha ido más allá, al afirmar que el Gobierno de Mariano Rajoy ahoga al pueblo catalán. “Ustedes lo que hacen es oprimirnos”, ha remachado.

El duelo dialéctico en el Senado demuestra que la vía de Mas es imposible, y que le conduce o a esperar o convocar elecciones con carácter plebicistario.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad