Torra conversa de pie con el conseller de Interior, Miquel Buch, en el Parlament. Foto: EFE/MP

Primer condenado por el juicio del 'procés'

stop

El independentismo paraliza este martes la actividad institucional del Parlament de Cataluña por el inicio de las vistas en el Tribunal Supremo

Iván Vila

Economía Digital

Torra conversa de pie con el conseller de Interior, Miquel Buch, en el Parlament. Foto: EFE/MP

Barcelona, 11 de febrero de 2019 (18:28 CET)

El juicio del procés comienza este martes y, por si alguien dudaba aún de que mientras dure monopolizará la política catalana, lo hace con la actividad suspendida tanto en el Parlament de Cataluña como en el Palau de la Generalitat. El independentismo está más interesado en lo que pase en la sala segunda del Tribunal Supremo que en la gestión de las instituciones, y no tiene intención de disimularlo.

La cámara catalana suele celebrar los martes las reuniones de la Mesa y la Junta de Portavoces, pero esta semana, esas citas se han avanzado al lunes por la tarde. Y la única comisión sectorial que había sido convocada este 12 de febrero, la de la Infancia, prevista a las tres de la tarde, ha sido aplazada hasta nueva orden, según ha informado el Parlament en un comunicado. Y lo mismo vale para el Intergrupo para la Paz y la Libertad en el Sáhara, un grupo de trabajo que tenía previsto reunirse a las once y media de la mañana, una cita que también será reprogramada.

De hecho, la mayoría independentista en esa Mesa del Palament avanzada también forzó este lunes aplazar el pleno de la semana que viene hasta el 26 y el 27 de febrero, para que no coincida con la jornada de huelga general convocada contra la celebración del juicio por el sindicato independentista CSC-Intersindical el día 21.

No es la primera vez que el independentismo suspende la actividad parlamentaria. Lo hizo en julio y en octubre como consecuencia de sendos choques entre ERC y Junts per Catalunya (JpC) por la aplicación de la suspensión de Carles Puigdemont y el resto de diputados procesados dictada por el juez Pablo Llarena, cuando los plenos que se estaban celebrando quedaron interrumpidos mientras los dos socios del govern de Quim Torra dirimían sus diferencias.

Y el 16 de enero, JpC, Esquerra y la CUP abandonaron tres comisiones, que fueron suspendidas y reprogramadas otro día por falta de quorum, en protesta por una operación policial saldada con 16 detenciones en Girona.

El Govern también se para

El gobierno catalán también ha optado por desplazar la celebración de su consejo ejecutivo semanal del martes por la mañana al lunes por la tarde. Torra, de hecho, ya anunció su intención de asistir a la primera sesión del juicio, y, mientras dure, su ejecutivo planea supeditar toda su actividad a la celebración del mismo.

La ralentización de la actividad institucional se enmarca en la apuesta del independentismo de convertir el juicio en una verdadera precampaña electoral y puntearlo con una nueva ronda de movilizaciones que arranca este mismo martes con un paro de 10 minutos convocado a las 12 del mediodía frente a todos los centros de trabajo y con manifestaciones convocadas por la tarde en las principales ciudades catalanas.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad