Primeras grietas en el Govern por la consulta soberanista

stop

DERECHO A DECIDIR

16 de abril de 2013 (22:28 CET)

“Hombre, un conseller de Justícia no puede decir algo muy diferente a lo que dijo”, afirma un dirigente de CiU. Sí, pero podría obviar la cuestión, espeta su interlocutor. En cualquier caso, en una intervención medida, escrita, preparada, el conseller Germà Gordó, constató este lunes que no veía la manera de convocar una consulta soberanista sin el acuerdo con el Gobierno central. En cambio, para el conseller de Presidència, Francesc Homs, esa consulta se debe hacer “sí o sí”.

Homs reaccionó también con una intervención meditata y razonada en la conferencia de prensa posterior a la reunión de los martes del Consell Executiu. Consideró que hay una estrategia del Govern a corto y a la largo plazo, y que la consulta forma parte de los acuerdos de gobernabilidad con Esquerra Republicana y de un mandato del Parlament.

Jerarquías

Pero, ante la pregunta pertinente, de si se debe convocar, tenga o no el acuerdo con el Ejecutivo de Mariano Rajoy, Homs recuperó una frase del President Artur Mas en la campaña electoral del 25N: “sí o sí”. Homs no cuestiona que la consulta deba tener una cobertura legal, pero entiende que esa cobertura podría llegar con una ley catalana de consultas.

Homs y Gordó, de hecho, han explicitado las diferencias que se han generado en el seno del Govern, ante las dificultades del acuerdo con Esquerra y de la situación económica. El conseller Homs, más tarde, en la presentación del libro del periodista Tian Riba, Camí sense retorn, insistió en que debe haber “jerarquías”, en los mensajes, a la hora de fijar las prioridades, y los equipos políticos.

Homs dejó entrever, también, que esa jerarquía debe respetarse en el seno del Govern, y que él es el portavoz del Ejecutivo, y que delimita, cada martes, el proyecto político que sigue el President Mas.

Guión soberanista oficial

Y, precisamente Homs, mantuvo este martes el guión fijado. El Govern acordó nuevas medidas en el camino soberanista. Aprobó la creación de un programa “para definir el modelo tributario propio, la aplicación y su desarrollo”.

El gobierno catalán también dio luz verde a la memoria previa al anteproyecto de ley del servicio exterior de la Generalitat “para concretar las competencias en la acción exterior y la Unión Europea recogidas en el Estatut”.

La memoria fija dos objetivos, el de situarse en el proceso de creación de estructuras de estado, y el compromiso del Govern para “potenciar la actividad exterior de la economía como motor de crecimiento”.

Caspe

Pese a ese camino 'oficial', el Govern de Atur Mas ha comenzado a asumir que el proyecto soberanista podría demorarse.

Gordó fue muy claro en su intervención pública en un foro económico. Entre el Compromís de Casp y la figura de Pau Claris, entre el pacto y la república catalana que duró 31 días, aseguró que elegía Casp.

Y ese pacto de Caspe, en estos momentos se está cocinando en Madrid, con el Gobierno de Mariano Rajoy. Por ahora.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad