Ada Colau y Jaume Collboni, cuando eran socios de gobierno. /EFE

PSC y ERC se resisten al acercamiento que propone Colau

stop

Ada Colau intenta romper su aislamiento político gracias al nuevo escenario político, pero ni PSC ni Esquerra muestran disposición a llegar a acuerdos

Barcelona, 07 de junio de 2018 (04:55 CET)

Ni el PSC ni ERC muestran demasiado interés en el acercamiento que les ha propuesto Ada Colau. La alcaldesa ha visto en el vuelco político de la última semana una oportunidad para sacudirse la áspera soledad  en la que le toca afrontar su último año de mandato y el martes lanzó el anzuelo públicamente a socialistas  y republicanos. Pero ni los unos ni los otros están por la labor de morderlo.

Colau aboga por buscar acuerdos de ciudad, y pone como ejemplo el plan de choque anunciado en Ciutat Vella para poner freno a la crisis de los narcopisos que Colau consiguió cerrar a finales de mayo con el Pdecat. Pero no parece que vaya a tener muchas más opciones.

Oferta a ERC y PSC

La alcaldesa mantuvo el martes un encuentro informal con el líder del PSC en Barcelona, Jaume Collboni, y habló por teléfono con el de Esquerra, Alfred Bosch, justo antes de hacer público su ofrecimiento, y tiene pendiente empezar una ronda de contactos con todos los jefes de filas de los grupos que empezará por Collboni y Bosch.

Colau pone el cambio en La Moncloa y los gestos para desescalar la tensión entre Quim Torra y Pedro Sánchez como modelo a seguir. De hecho, también tiene pendiente reunirse con ambos. La reunión con el nuevo presidente del Gobierno todavía tendrá que esperar. La cita con Torra ya se está negociando , y podría producirse la semana que viene o incluso a finales de esta, según fuentes municipales.

Peticiones para Torra y Sánchez

La alcaldesa también quiere consensuar con las distintas fuerzas del Ayuntamiento la lista de peticiones al presidente de la Generalitat y, más adelante, al del Gobierno. O, mejor dicho, está dispuesta a ampliarla, porque Colau ya tiene más que claras sus prioridades.

De cara al encuentro con Torra, esas prioridades serán pedirle un mayor esfuerzo inversor en Barcelona, por ejemplo en vivienda o en políticas de lucha contra la pobreza, ámbitos en los que el consistorio está asumiendo casi todo el esfuerzo económico.

A Sánchez le insistirá en la importancia de reformar la ley de arrendamientos urbanos

A Sánchez le insistirá en la importancia de reformar la ley de arrendamientos urbanos, ampliando la duración mínima de los contratos de alquiler a cinco años y aplicando medidas para evitar subidas abusivas. La financiación del transporte público estará en la agenda que llevará a la Generalitat y también en la destinada a La Moncloa.

Último año sin proyectos

Collboni se ofreció a apoyar medidas urgentes en términos de vivienda, transporte público, infraestructuras y cocapitalidad cultural de Barcelona, e instó a Colau a aprovechar el vuelco político para que Generalitat y Gobierno aborden los deberes pendientes en la capital catalana.

Pero, más allá de eso, fuentes socialistas recuerdan que hasta hace apenas medio año, el PSC formaba parte del gobierno, y que fue Barcelona en Comú quien lo expulsó.

En Esquerra ven más escenificación para ganar protagonismo que verdadera voluntad de entendimiento

La postura de ERC, que presionó precisamente para que se produjera esa expulsión, es similar. Fuentes republicanas atribuyen la maniobra a la extrema soledad de Colau, que afronta su último año con el zurrón ya vació de grandes proyectos que presentar, pero ven más escenificación para ganar protagonismo y recuperar cierta iniciativa política que una verdadera voluntad de entendimiento.

Este mismo miércoles, los socialistas lanzaron un aviso a navegantes y volvieron a cargar contra el gobierno de Colau, esta vez alineándose con las protestas de los comerciantes que, por enésima vez,  le reprocharon a la alcaldesa no hacer nada para poner freno a la proliferación del top manta.

Hemeroteca

Ada Colau PSC ERC Top Manta
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad