Puig: “El desalojo se ha realizado con sentido común, cautela y prudencia”

stop

POLÉMICA

Uno de los manifestantes intenta evitar el golpe de un mosso d'esquadra

27 de mayo de 2011 (18:34 CET)

Felip Puig, consejero de Interior de la Generalitat, ha explicado que el polémico desalojo de la Plaza de Catalunya de este viernes se ha descontrolado cuando las brigadas de limpieza “se han quedado atrapadas en el interior de la plaza” y cuando “los acampados han acorralado a un grupo de mossos”.

El Gobierno catalán pretendía facilitar la limpieza de la plaza y desmantelar el campamento “por una acumulación de riesgo y por cuestiones de higiene”, según el Consejero. El dispositivo se ha organizado con “sentido común, cautela y prudencia” pero no había posibilidad de negociar el desalojo “por la falta de interlocutores”.

Puig ha remarcado que en ningún momento se han cerrado los accesos a la plaza y que “aquellos que han querido irse lo han podido hacer”. El consejero sí ha reconocido que se ha evitado el acceso a nuevos manifestantes que "pretendían impedir el trabajo de los servicios de limpieza".

La consejería de Interior ha denunciado que estas brigadas del Ayuntamiento de Barcelona han sido acorraladas y que en este punto han comenzado los incidentes que se han recrudecido cuando un grupo de agentes "han sido acorralados".

Vuelve el 'ahora no toca'

El consejero de Interior catalán no ha querido valorar la intervención de los agentes, que se ha cobrado 121 heridos. “Ahora no toca --parafraseando a Jordi Pujo-- analizar si los mossos "han hecho bien o no el trabajo". Son profesionales "que han sido cuestionados durante mucho tiempo y no creo que sea ahora el momento de analizar su trabajo de hoy”. Puig se ha comprometido a trasladar al Parlamento la semana que viene los hechos de hoy y el trabajo desarrollado por la policia catalana.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad