Carles Puigdemont (c), Oriol Junqueras y Carme Forcadell en una imagen de archivo tras proclamar "la república". EFE
stop

El gobierno de Puigdemont disparó el número de altos cargos en 2016 con la Generalitat pese al elevado déficit, según la Sindicatura de Cuentas

Economía Digital

Carles Puigdemont (c), Oriol Junqueras y Carme Forcadell en una imagen de archivo tras proclamar "la república". EFE

01 de febrero de 2019 (10:27 CET)

Carles Puigdemont aumentó los cargos públicos y directivos el 12% en 2016, cuando el déficit de Cataluña estaba disparado. Así lo determina la Sindicatura de Cuentas de Cataluña, el órgano fiscalizador de la gestión económica y del control de eficiencia de la Generalitat, en un informe sobre la situación financiera de la administración catalana.

En 2016, Puigdemont tomó las riendas del gobierno autonómico hasta el referéndum ilegal de independencia del 1 de octubre de 2017. Durante su gestión, las finanzas de la comunidad se encontraban en un momento delicado, con una deuda desbordada y sin posibilidades de financiación por sí misma.

Pese a ello, el gobierno de Puigdemont aumentó el gasto social y las nóminas públicas con un incremento del 30% de los incentivos a los empleados y un aumento de cargos públicos y directivos del 12%. Estos pasaron de 140 en 2015 a 159 en 2016. También crecieron sus sueldos en una media de casi el 10%. Todo esto a costa del déficit, que superó con creces el objetivo fijado por el Gobierno central.

Puigdemont aumentó los altos cargos en 2016 de 140 a 159 y subió los sueldos un 10%

Además, el entonces presidente de la Generalitat precarizó la administración catalana con el aumento de los trabajadores interinos y con contratos temporales. Estos pasaron de 25.546 a 29.090, el 14% más. Al mismo tiempo el número de funcionarios se redujo el 3,4%​.

Incumplimiento del déficit 

En 2016, Cataluña se encontrada en una situación delicada, de la que todavía no ha conseguido salir. De hecho, desde 2012 estaba adherido al Fondo de Liquidez Autonómico (FLA), que anunció que abandonaría en enero de 2019.

La comunidad ha recibido más de 63.000 millones de euros del Gobierno central desde entonces, el 30% del rescate de las autonomías, para reducir la deuda. En 2016, según el informe de la Sindicatura, esta alcanzaba los 67.096 millones de euros, el 6% más que en 2015.

Además, la deuda correspondiente a los fondos de financiación creados por el Estado superaba los 50.037 millones. También se incumplió el déficit, que se situó en el 0,93%, frente al 0,7% fijado por el Gobierno de Mariano Rajoy.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad