Puigdemont: "No renunciaremos a la acción exterior"

stop

El president apela a la presunción de inocencia para defender la recolocación del director de Infraestructuras.cat

Carles Puigdemont en el Parlament. / EFE

Barcelona, 17 de febrero de 2016 (11:59 CET)

En algún momento se producirá lo que se ha dado en llamar el choque de trenes. La tensión entre los Gobiernos central y catalán a cuenta de las pretensiones independentistas de este último es intensa, pero aún está latente. No obstante, ambas partes saben que el enfrentamiento llegará tarde o temprano.

El motivo del choque podría ser la política exterior de la Generalitat. El nuevo presidente catalán, Carles Puigdemont, creó una Conselleria d'Afers Exteriors que capitanea Raül Romeva. El Gobierno central la recurrió al considerar que invade competencias estatales.

Suspensión del Constitucional

El Tribunal Constitucional dio el martes curso a la demanda y decretó la suspensión a la espera de una resolución definitiva. Eso significa que la Conselleria no puede realizar sus tareas hasta que haya sentencia.

¿Desobedecerá el Govern al Constitucional? Eso es lo que ha querido saber este miércoles el presidente del grupo parlamentario del PP, Xavier García Albiol, durante la sesión de control. Puigdemont ha contestado con un "no renunciaremos de ninguna manera a ejercer la acción exterior".

Corrupción

Pese a su contundencia, Puigdemont ha logrado esquivar la pregunta de García Albiol y ha evitado retar al Constitucional. Así que el posible enfrentamiento entre ambos Gobiernos sigue latente. Habrá que esperar para ver si Romeva realiza alguna actuación que merezca el reproche y la actuación punitiva del Constitucional.

El conflicto por las competencias en materia de política exterior no ha sido el único que ha rondado por la sesión de control. Los líderes del PSC, Miquel Iceta, y Catalunya sí que es pot, Lluís Rabell, se han interesado por la corrupción y en concreto por el caso de Josep Antoni Rosell.

La recolocación del detenido Rosell

Rosell era hasta hace poco director general de Infraestructures.cat, antigua Gisa, la empresa encargada de gestionar la obra pública de la Generalitat. Rosell, historico de CDC, fue detenido el pasado octubre en el marco de la operación del caso 3% de cobro de presuntas comisiones ilegales.

Lejos de apartarlo de cualquier responsabilidad pública, el nuevo Govern de Junts pel sí ha creado un nuevo cargo a medida de Rosell. Según Rabell, ese puesto público está remunerado con 139.000 euros anuales, lo mismo que Rosell, que así no pierde poder adquisitivo, cobraba en Infraestructures.cat.

Puigdemont se ha salido por la tangente ante las insistentes preguntas de Iceta y Rabell sobre el caso Rosell. El president se ha limitado a apelar a la presunción de inocencia y a reiterar que su Govern ha hecho una clara apuesta por la transparencia.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad