Pujol Jr. reaparece en la Cerdanya a bordo de su Porsche 911

stop

EL VERANEO DE LOS PUJOL

Uno de los tres Porsche de Pujol Jr aparcado el miércoles en la puerta de su casa de Bolvir.

en Barcelona, 26 de agosto de 2015 (22:03 CET)

La familia Pujol fue la protagonista del verano pasado. Desde que Jordi Pujol confesó que tenía dinero oculto en Andorra, los medios no lo dejaron ni a sol ni a sombra y fueron testigos de sus paseos por Queralbs pueblo arriba, pueblo abajo, junto a su esposa, Marta Ferrusola.

También siguieron a su numerosa prole por sus residencias veraniegas, la mayoría ubicadas en la Cerdanya. Pero este año, no se ha sabido nada de los Pujol. ¿Dónde han veraneado? ¿Han regresado a Queralbs? ¿A la Cerdanya? ¿A Andorra?

Un pueblo con veraneantes famosos

Este miércoles, ya a finales de agosto, el primogénito, Jordi Pujol Ferrusola, ha hecho su reaparición en Bolvir de Cerdanya, un pueblo donde tienen casa otros famosos como la periodista Julia Otero.

Ha sido una reaparición por todo lo alto a bordo de su impecable Porsche 911 Targa, un vehículo que data de 1969 y que los técnicos de Hacienda han valorado en 48.737 euros. El coche, que está en perfecto estado de conservación, forma parte de la famosa colección de coches de lujo de Pujol Jr.

Una flota de coches de lujo

El mayor de la saga Pujol posee un Lotus, un Mercedes Pagoda, un Porsche 356, un Lamborgini, un Ferrari F-40, un Jaguar E, dos Porsche Targa, otro Ferrari 328, un Diablo, un Mercedes Bend y un Testarrosa, según explicó durante su sonada comparecencia en el Parlament el pasado 23 de febrero.

Además, Jr tiene tres motos antiguas y una nueva que usa a diario para los desplazamientos por la ciudad. Para viajes más largos utiliza un Nissan. Guarda toda la flota en una nave industrial y no siente ningún tipo de rubor por ser el propietario de esta fabulosa colección de vehículos de lujo.

"Me gustan los coches. Los tengo todos a mi nombre"

"Hay gente que compra yates, cuadros o libros y lo ponen a nombre de la empresa. Luego los inspeccionan y acaba saliendo todo. Yo no. Yo lo tengo todo a mi nombre. Me gustan los coches. Los compro, a veces en un estado deplorable, y los arreglo", dijo Pujol Ferrusola con orgullo ante los atónitos diputados del Parlament.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad