¿Qué es 'Candy Crush', el entretenimiento de Celia Villalobos?

stop

POLÉMICA POR EL DESINTERÉS DEL DEBATE PARLAMENTARIO

Celia Villalobos rodeada de caramelos del Candy Crush

Barcelona, 25 de febrero de 2015 (12:19 CET)

Candy Crush Saga puede resultar de lo más adictivo, como parecía sucederle a Celia Villalobos, vicepresidenta del Congreso de los Diputados y dirigente histórica del PP. En pleno debate sobre el Estado de la Nación, la sesión parlamentaria más importante del año, la política se entretenía jugando a través de su tableta, una de las que la Cámara compró para los diputados.

El objetivo del juego es alinear tres caramelos del mismo color para hacerlos desaparecer, y así lograr el objetivo marcado en cada nivel. Dividido en mundos con nombres tales como Castillo Crujiente, Fábrica de caramelos o Villazúcar, Candy Crush transporta al usuario al cuento de la casa de chocolate.


La última actualización del popular juego contaba con más de 700 pantallas. En ellas, los objetivos varían: lograr alinear un determinado número de caramelos de un color, lograr una cantidad de puntos en un tiempo establecido, o lograr combinaciones de caramelos marcadas por el juego.

Tres años de antigüedad y 54 millones de usuarios

El juego  fue desarrollado por la plataforma King en el año 2012. Desde entonces, ha sido descargado por más de 75 millones de personas. Cada día, más de 54 millones de personas en todo el mundo intentan alinear los caramelos e ir saltando los dulces niveles.

Al crear Candy Crush, King se dirigía a personas "en constante movimiento". Además, especifica que su diseño sencillo está enfocado a que el usuario pueda jugar "durante un momento" y seguir con su día a día, para retomarlo en el siguiente rato libre.

Pero Candy Crush no es eterno: El jugador dispone de cinco vidas, que se consumen cada vez que un nivel no es superado. Las vidas se "regeneran" en un plazo de media hora cada una. Otros usuarios de Candy Crush pueden regalarte vidas, lo que da la oportunidad de jugar durante más rato. Dado el nivel de popularización y adicción que genera, la pregunta en las últimas horas entre políticos y periodistas era la misma: ¿habría alguien en el hemiciclo regalando vidas a Celia Villalobos?

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad