El presidente de la Generalitat, Quim Torra, con un pañuelo a favor de la libertad de los "presos políticos"

Quim Torra burla al TSJC in extremis para no quitar el lazo amarillo

stop

El plazo del TSJC para retirar el lazo amarillo acababa este miércoles. Torra argumenta que otros ayuntamientos tienen pancartas sobre gays y refugiados

Barcelona, de ( CET)

Desobedecer y burlar. Estas son las únicas opciones que contempla el presidente catalán, Quim Torra, a la hora de afrontar la acción de la justicia. Torra ha presentado esta tarde de miércoles, sobre la bocina, un recurso al Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) para no tener que retirar el lazo amarillo y la pancarta favorable a "los presos políticos y exiliados" que mantiene colgados en la fachada del Palau de la Generalitat.

El TSJC notificó el pasado lunes al propio Torra en persona que disponía de 48 horas para cumplir sus órdenes. Es decir, que su plazo se acababa este miércoles a las 18.00 horas. Poco antes de que el tiempo de Torra se agotara, sus abogados presentaron un recurso ante el TSJC con el fin de ganar tiempo y sostener la pancarta en la fachada de la Generalitat.

Torra ya manifestó que su intención es desoír a la justicia y así lo está haciendo. "Me han notificado la orden del TSJC de retirada de la pancarta por la libertad de los presos políticos. Cuando se trata de derechos civiles, sociales y políticos, no podemos dar marcha atrás y no podemos ceder a la involución que promueve el Estado. Mi compromiso con la libertad de expresión es total", anunció el lunes, al poco de recibir las órdenes del TSJC.

Según el recurso presentado este miércoles por Torra, "mostrar una pancarta con un lema político debe enmarcarse en el ejercicio de la libertad de expresión". Y añade, en este sentido, que la jurisdicción contenciosa administrativa "no debe dedicar sus esfuerzos a controlar manifestaciones de tipo político hechas en ejercicio de la libertad de expresión".

Cita, en este punto, ejemplos como el de los ayuntamientos de BarcelonaPalma de MallorcaSabadellCastellón y Madrid, que han colgado pancartas a favor de acoger a refugiados; también el del ayuntamiento de Salamanca, que ha mostrado consignas en contra de la devolución de los papeles de Salamanca; y por último los casos de BarcelonaValenciaSabadellMadridMóstoles y Zamora, que exhibieron lemas a favor de gays y lesbianas.

Torra y el argumentario jurídico

El recurso de Torra insiste en varios momentos que la exhibición de esta consigna no está relacionada con procedimiento administrativo alguno y, por tanto, el TSJC no la puede abordar desde esta perspectiva. "El ejercicio de la libertad de expresión no está condicionado a estos extremos en nuestro ordenamiento jurídico. No es una vía de hecho", argumentan los abogados del president.

Según el razonamiento jurídico de Torra, "la actividad de colgar una pancarta en la fachada del Palau de la Generlitat no es, en puridad, ninguna actividad administrativa susceptible de ser fiscalizada por la jurisdicción contenciosa administrativa". Es decir, que la exhibición de lazos amarillos y consignas sobre los presos sólo debería verse, según Torra, como "una manifestación de tipo político enmarcada en la libertad de expresión del presidente de la Generalitat".

Torra y el TEDH

Finalmente, Torra también busca el amparo de varias sentencias del Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) para exigir al TSJC que no le prive de la exhibición de su pancarta. "Supondría una restricción injustificada y desproporcionada del debate político sobre cuestiones de interés público", en palabras del propio TEDH, dice su recurso, que considera que la consigna sobre los presos debe seguir en el Palau de la Generalitat, ya que, de lo contrario, se vulneraría la Constitución y el convenio europeo de derechos humanos.

 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad