Rius, primero por la izquierda, y Artadi, con Torra y Puigdemont, en una reunión en Berlín, en junio pasado. EPA/HAYOUNG  JEON

Quim Torra se ve obligado a rehacer su círculo de confianza

stop

Elsa Artadi admite que prepara las maletas para irse al Ayuntamiento de Barcelona y que podría irse con el hasta ahora director de la oficina del president

Iván Vila

Economía Digital

Rius, primero por la izquierda, y Artadi, con Torra y Puigdemont, en una reunión en Berlín, en junio pasado. EPA/HAYOUNG JEON

Barcelona, 29 de enero de 2019 (18:22 CET)

La portavoz de la Generalitat y consellera de Presidència, Elsa Artadi, ya admite abiertamente que su prioridad es cruzar la plaza Sant Jaume y emprender la carrera municipal en el Ayuntamiento de Barcelona. Artadi dijo este martes que le haría "ilusión" que cristalizara su incorporación a la candidatura encabezada por Quim Forn, cuya composición siguen negociando el Pdecat, Junts per Catalunya (JpC) y la Crida de Carles Puigdemont

La explícita declaración de intenciones de Artadi de abandonar la Generalitat coincide con la sustitución, a petición propia, de Josep Rius como director de la oficina del presidente, cargo que a partir de ahora ocupa el alcalde de Molins de Rei, Joan Ramon Casals, uno de los más significados puigdemontistas en el seno del Pdecat.

Hasta la fecha, la portavoz y número tres de la Generalitat se había limitado a decir que dar el salto a la política municipal era una posibilidad que dependía de muchos factores. Que ahora se postule abiertamente incrementa la presión al Pdecat, que nunca ha visto claro cederle el segundo puesto de la lista.

En todo caso, fuentes conocedoras de la situación apuntan que Artadi ha visto en el eventual traslado al Ayuntamiento una posibilidad de "distanciarse del gobierno de Torra", ya que la propia consellera no cree que vaya a tener mucho más recorrido, instalado como está en la retórica reivindicativa como principal, si no única, acción de gobierno. "El Govern no tiene rumbo, Artadi lo sabe y busca refugio en el Ayuntamiento de Barcelona", opinan voces soberanistas.

La opción Rius

Por su parte, Rius, que fue jefe de gabinete de Puigdemont antes de serlo de Torra, podría acabar en el mismo pack que Artadi y regresar al Ayuntamiento de Barcelona. Rius, que antes de dar el salto al Govern ya trabajó como jefe de gabinete de Forn cuando este fue el número dos del entonces alcalde Xavier Trias, podría servir para suavizarle al Pdecat el mal trago de aceptar a Artadi como número dos de la candidatura.

Fuentes de Junts per Catalunya admiten que esa es una opción que está "sobre la mesa", pero de momento, Rius sigue en la Generalitat, ahora con el cargo de director general de Análisis y Prospectiva. Y la versión oficial, difundida por la propia Artadi, es que el cambio obedece a la voluntad expresada por él mismo y a "su proyección personal y profesional".

La consellera portavoz explicó que Rius asumió la dirección de la oficina de Torra con la condición de dejarlo tras completar un periodo de transición, que éste se ha alargado más de la cuenta por la falta de experiencia política del president y que el relevo que se ejecuta ahora está hablado desde el mes de noviembre.

Vaciado del núcleo duro de Torra

El relevo de Rius como jefe de gabinete y la más que probable marcha de Artadi, que tanto en el Govern como en JpC ya se da por descontada, suponen el vaciado del actual círculo más estrecho de colaboradores de Torra, y la sustitución de dos de las principales correas de transmisión hastas ahora entre la Generalitat y Puigdemont.

En todo caso, el nuevo núcleo duro del president mantendrá la cercanía ideológica con Puigdemont. Casals, nuevo jefe de gabinete, ya ejerció de ariete puigdemontista en el seno del Pdecat en las semanas previas al congreso en el que el expresident forzó el relevo de Marta Pascal, con la que estaba enfrentado, al mando del partido.

Y, para sustituir a Artadi, quien ahora tiene más papeletas es la alcaldesa de la Garriga, Meritxell Budó. También había estado en las quinielas el conseller de Territorio, Damià Calvet, enmarcado, como Budó, en el sector más afín a Puigdemont del Pdecat (de hecho, se ha integrado en la dirección de la Crida).

Pero Torra cerró esa puerta públicamente el jueves pasado, cuando, entrevistado en RAC1, dijo que, en caso de que se consumara la marcha de la consellera de Presidència, la sustituiría una mujer para mantener la paridad del ejecutivo.

 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad