Rajoy a Mas, pero sin Mas: “Lo moderno es la integración”

stop

FORO ECONÓMICO

23 de octubre de 2013 (13:41 CET)

Los presidentes del Gobierno español abusan en muchas ocasiones de algunos tópicos. Uno de ello es hablar de Cervantes, y de las alusiones a Barcelona que aparecen en el Quijote. Y Mariano Rajoy no lo ha podido evitar, en el Foro Económico del Mediteráneo. Barcelona es lugar “único en sitio y belleza”, una ciudad que se siente como “honra de España”.

Sin embargo, el presidente del Ejecutivo español ha incidido en esas referencias para enviarle un mensaje directo al President Artur Mas. Rajoy, en su discurso inaugural del Foro, en el que ya no ha estado presente Artur Mas, ha sido muy explícito: “El mundo camina irremisiblemente hacia procesos de integración. Lo moderno es la unión, no la disgregación. El signo de los tiempos es la integración y no el aislamiento. Lo estamos viendo en África, en Europa, en el Pacífico y también aquí, en el Mediterráneo”.

Imposiciones protocolarias

Se trataba de la primera visita de Rajoy a Barcelona, después de la Diada del 11 de septiembre. Y, pese a hablar en todo momento de la integración de los países mediterráneos, para reforzar los lazos económicos, Rajoy dejaba caer un mensaje dirigido directamente a Mas. Por su parte, el presidente de la Generalitat, que ha estado en el Palau de Pedralbes, para saludar a los asistentes, y que se ha ido al Parlament, antes del discurso de Rajoy, le acusaba desde la cámara catalana, casi en el mismo, de hacer “imposiciones protocolarias”.

El clima no es el más adecuado para aproximar posiciones. Y algunos de los asistentes al Foro, del entorno de las patronales catalanas y de la CEOE, consideraban que el esfuerzo se debe realizar desde las dos direcciones. ¿Pero quién toma el primer paso?

Recuperación económica

Para la Generalitat quien ostenta el poder, debe tomar la iniciativa, porque sólo quien tiene el poder puede ceder primero.
En cualquier caso, Rajoy no ha tomado todavía esa dirección, y ha insistido en destacar todas las virtudes de la unión, de una España que tiene 47 millones de habitantes y que “ya ha salido de la recesión, y está iniciando, de modo todavía lento y gradual, su recuperación”.

Como de un partido de tenis se tratara, Mas ha mantenido su pulso desde el Parlament, defendiendo su posiciones en los últimos días de distanciamiento con el Gobierno central, ejemplificadas por su ausencia en el acto de Foment, y en la breve estancia de este miércoles en el Palau de Pedralbes.

“El Gobierno central encontrará en Catalunya un obstáculo permanente en sus intentos de recentralización”, le ha respondido a la presidenta del PP catalán, Alicia Sánchez-Camacho.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad