Rajoy ante Mas: "La inversión exterior sólo llega si hay estabilidad"

stop

ENCUENTRO INSTITUCIONAL

Artur Mas y Mariano Rajoy. EFE / Marta Pérez

10 de mayo de 2013 (17:54 CET)

Buenas palabras, algunos tópicos, la idea de que es mejor estar juntos que separados, que España es un “gran equipo” y “plural”, y que “cuando más grande sea ese equipo, a más podemos aspirar a lo que queremos, con objetivos en común”. Es lo que ha querido expresar el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en su encuentro con Artur Mas, con motivo de la inauguración del Salón del Automóvil de Barcelona, donde han coincidido.

Pero Rajoy no ha eludido la cuestión de fondo, la falta de sintonía entre el Gobierno central y el Gobierno de la Generalitat para solucionar la cuestión catalana. Rajoy ha considerado que la “inversión exterior sólo llega si hay estabilidad”, en una referencia muy concreta a la incertidumbre que puede crear el proyecto soberanista que trata de impulsar Artur Mas.

Mas se aferra al corredor mediterráneo

En cambio, el presidente de la Generalitat no ha seguido ese hilo argumentativo. Mas, como en otras ocasiones, ha incidido en la necesidad de invertir y apostar, de forma definitiva, por el corredor mediterráneo, clave para la industria automovilística. “Necesitamos desbloquear el corredor ferroviario del mediterráneo para tener una industria integrada en Europa”, ha asegurado.

Pero el propio Mas ha admitido, porque ya hay partidas presupuestadas por el Gobierno central en 2013, que “parece ser que este año es el definitivo y tendremos la infraestructura”. “Será un antes y un después desde el punto de vista de nuestra capacidad competitiva”, ha añadido Mas.

Perfecto. En eso, por lo menos, los dos gobiernos ya han comenzado a trabajar juntos. El propósito de Mas, de que todos los consellers buscaran acuerdos con sus homólogos del Gobierno central, ya ofrece frutos. Uno de los que más ha buscado esa aproximación es el conseller de Política Territorial, Santi Vila, con la ministra de Fomento, Ana Pastor.

Equipo ganador

En ese camino se ha propuesto seguir Mariano Rajoy, quien, ante una cincuentena de empresarios, junto a Mas, ha reclamado unir esfuerzos. “Sin ser grandes y trabajar juntos" no es posible aspirar a mejorar, ha sentenciado. "Yo creo que nuestro país es un gran equipo, plural, distinto en muchas cosas, pero un gran equipo trabajador, abierto, y solidario”, ha señalado.

La industria automovilística le ha servido a Rajoy para definir a Catalunya como “punto de encuentro, lugar de convivencia y espejo de la pluralidad” de España, en un intento de recordar que muchos trabajadores del resto de España acudieron a las fábricas catalanas y fueron acogidos por una “sociedad abierta”. Según Rajoy, “se integraron y enriquecieron el tejido social hasta hacerlo lo que es hoy”.

Encaje catalán


La cuestión es que todas esas afirmaciones suelen ser recurrentes. Y el problema del encaje de Catalunya, para el nacionalismo catalán, sigue sin resolverse. El Gobierno central ha considerado, sin embargo, que, aunque pueda facilitar las cosas respecto a las finanzas de la Generalitat, no dejará pasar ni una si entiende que hay un desafío independentista, como ha demostrado recurriendo ante el Tribunal Constitucional la declaración soberanista que se aprobó en el Parlament, y que el TC ha acabado suspendiendo de forma cautelar.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad