Rajoy asegura que Mas le sometió a un chantaje

stop

ELECCIONES 25N

Mariano Rajoy, en su comparecencia en el Senado./EFE

23 de octubre de 2012 (19:20 CET)

La versión de la reunión entre el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y el president Artur Mas, depende del interlocutor. Y sólo había dos.

Hasta hora se conocía la explicación de Mas, según la cual el jefe del Ejecutivo español se negó a abrir una negociación sobre el pacto fiscal. Ante “esa puerta cerrada”, como aseguró Mas, el president reaccionó con la convocatoria de unas elecciones anticipadas, y con el anuncio de consultar a los catalanes sobre la independencia en la próxima legislatura.

Pero Rajoy, tal vez por la dimensión que está cobrando el debate, ha reaccionado este martes en el Senado. Y, tras una pregunta de la senadora de CiU, Montserrat Candini, sobre esa cuestión, Rajoy ha considerado que Mas le sometió a un chantaje que un presidente del Gobierno no puede permitir.

O sí o no al pacto fiscal

Según Rajoy, ante la petición de que aceptara un acuerdo de pacto fiscal entre el Gobierno español y la Generalitat, el líder del PP le respondió que no podía darle un sí o no taxativo, y que deberían seguir hablando de ello.

“A mí nadie me ha pedido un referéndum. Yo no he dicho ni una sola palabra de este asunto (...) Mas me dijo que tenía que aceptar un concierto económico para Catalunya, y fue lo único que me dijo. Yo le dije 'hombre, vamos a hablar de este tema, porque si me pones en la disyuntiva de decir sí o no...' Además no tengo competencia, es de las Cortes Generales. Creo que hay que hablar, y me dijo que no, y que eso traería consecuencias”, ha asegurado Rajoy en el Senado.

Escuchar y dialogar


El presidente del Gobierno ha negado que Mas le mencionara en algún momento su voluntad de convocar un referéndum sobre la independencia. Pero se ha mostrado dispuesto a “escuchar y dialogar”. Rajoy ha insistido en que un presidente del Gobierno no puede aceptar una disyuntiva de ese calado. “Yo le dije a Mas que no le puedes decir al presidente del Gobierno de España que si lo tomas o lo dejas (...) Yo lo he intentado, pero para que se pueda hablar y dialogar las dos partes lo tienen que querer", ha insistido Rajoy..

Montilla y la desafección

La actitud de Rajoy se ha repetido con un expresidente de la Generalitat. Así, el ahora senador José Montilla, le ha pedido que no ignore las reivindicaciones soberanistas catalanas, porque no se trata de un “souflé pasajero”.

Montilla le ha reclamado que trate de encontrar el “acomodo” de Catalunya en el Estado español, fiel a aquella proclama que tanto sorprendió al anterior gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, cuando Montilla habló de la “creciente desafección” de los catalanes respecto a España.

Y Rajoy ha incidido en sus principios: "¿Pero qué haría usted si es el presidente del Gobierno de España y alguien llega a su despacho y le dice hay que hacer esto o se tiene que atener a las consecuencias?”. Pese a ello, el jefe del Ejecutivo español se ha mostrado dispuesto al diálogo.

La versión de Rajoy rompe algunos moldes. Uno de ellos es la interpretación que acusa al presidente español de falta de cintura. Y que, si hubiera querido, con una invitación al diálogo en los próximos meses para buscar un acercamiento sobre una mejora de la financiación de Catalunya, el propio Mas y CiU hubieran quedado desarmados.

La incógnita sigue siendo si Mas llevaba preparado el guión o Rajoy tuvo posibilidades reales de reconducir la situación.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad