Rajoy busca aliados para sentar a España en el Consejo de Seguridad de la ONU

stop

Turquía y Nueva Zelanda también optan a las dos plazas que hay libres

Mariano Rajoy / EFE

22 de septiembre de 2013 (14:15 CET)

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y el ministro de Asuntos Exteriores, García-Margallo, acudirán la próxima semana a la Asamblea General de la ONU. En su lista de tareas pendientes estará marcado en rojo la candidatura de España para entrar en el Consejo de Seguridad. El Gobierno quiere optar a uno de los dos asientos que quedarán libres en 2015 para los países del bloque Europa Occidental y otros.

La elección de los países que pasarán a formar parte del Consejo se realiza por votación en la Asamblea General el próximo año. Por ello, Rajoy intentará buscar apoyos para asegurarse la entrada de España. Se medirá por las plazas libres con Turquía y Nueva Zelanda, los otros dos candidatos.

De ahí que Rajoy y Margallo quieran aprovechar la Asamblea de la ONU, a la que acuden numerosos jefes de Estado y de Gobierno y ministros, para mantener contactos y buscar apoyos, según explicaron fuentes diplomáticas a Europa Press.

Apoyos


En el Gobierno se muestran "optimistas" respecto a las opciones de conseguir los votos necesarios. "Tenemos una buena candidatura", afirman las mismas fuentes, si bien reconocen que se trata de un "proceso de elección muy complicado", ya que los dos países rivales cuentan con muchos respaldos.

La previsión de España es lograr el respaldo de los países iberoamericanos. Sin embargo, tendrá que hacer “más campaña” para conseguir votos entre las islas del Caribe y los europeos. También prevé promocionar su candidatura en los países de la región Asia-Pacífico, así como en los africanos.

“Las diez razones de un socio fiable”

El Ejecutivo ya ha preparado un folleto que comenzará a distribuir tras la elección en octubre de los países que entrarán en 2014 en el Consejo de Seguridad. En él, Rajoy defiende la "vocación multilateralista" de España, sus "esfuerzos para preservar la paz y garantizar la seguridad internacional", su vocación de "lucha contra la pobreza" y los esfuerzos en materia de cooperación "incluso en el actual contexto de crisis", así como la "promoción de los derechos humanos y la igualdad de género".

El documento también recoge las "diez razones de un socio fiable" por las que el Gobierno considera que España debe ser uno de los países elegidos. Entre ellas, el Ejecutivo se compromete a hacer "del diálogo una prioridad" como Estado miembro del Consejo y también en sus relaciones con otros países y a trabajar porque el máximo órgano de la ONU sea "más eficaz, más transparente y más cohesionado con la Asamblea General y los estados miembros".

Gibraltar, a la ONU

El Consejo de Seguridad no es el único tema en la agenda de Rajoy. El otro asunto clave es Gibraltar. El presidente del Gobierno hará referencia al conflicto abierto este verano, después de que las autoridades gibraltareñas lanzaran al mar 70 bloques de hormigón, en su discurso ante los líderes mundiales.

Moncloa aún está cerrando las reuniones bilaterales (por el momento están previstas con los presidentes de Chile, Perú e Irán) y terminando de perfilar el discurso. Sin embargo, se da por seguro que Gibraltar ocupará un espacio importante en esa intervención, máxime cuando es un tema que tradicionalmente han llevado a la ONU otros expresidentes como José María Aznar o José Luis Rodríguez Zapatero.

De hecho, el propio Mariano Rajoy ya propuso el año pasado en ese mismo marco abrir un diálogo "directo y sincero" sobre la descolonización de Gibraltar argumentando que "se han perdido ya demasiados años”.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad