Rajoy, el político "sin nada que decir" según 'The Economist'

stop

La publicación británica critica a los políticos españoles por anteponer sus intereses electorales a los nacionales. Mientras, Rajoy prevé "dar la vuelta a la situación" en un "tiempo razonable"

Rajoy valora el último curso político

05 de agosto de 2011 (13:29 CET)

The Economist ha vuelto a cargar tintas contra los políticos españoles. Esta vez se centra en la figura de Mariano Rajoy, el político "sin nada que decir", según la publicación británica. En su edición de esta semana analiza la estrategia del Partido Popular desde que ganó las elecciones locales y autonómicas, pero sobre todo se centra en sus propuestas en materia económica.

El semanario económico opina que finalmente Rajoy se dejará llevar por los intereses electorales y que no aplicará las reformas contundentes que, a juicio de la revista, necesita nuestra economía. Es esta ambigüedad la que critica The Economist y por la que se pregunta, tras dar por descontado que el PSOE abandonará la Moncloa, si "¿hay alguien que quiera gobernar este país?".

Coincidencias o no, el presidente del PP ha concedido este viernes una entrevista a la agencia Europa Press durante la que ha desmenuzado algunas de las medidas de calado económico que aplicará si accede a la jefatura del Gobierno.

Tiene previsto contar con presupuesto aprobado en el primer trimestre de 2012 y está preparando ya el plan de choque que aplicará si gana las próximas elecciones generales del 20 de noviembre, con tres medidas que aplicará de forma inmediata.

Consisten en: una modificación de la Ley de Estabilidad Presupuestaria para establecer un techo de gasto a todas las CCAA y cumplir así el objetivo de déficit; una Ley de Emprendedores que apoye a las pymes con, entre otras medidas, una rebaja del 5% en el impuesto de sociedades y una Ley de Transparencia de las Administraciones Públicas.

Clima de confianza

Rajoy asegura que para crear un clima de confianza "lo primero" que tiene que producirse es "un cambio de Gobierno", nombrar un Ejecutivo con personas de "la mayor competencia posible" y presentar un plan económico en las Cortes. "Eso va a dar seguridad, certidumbre de cara al futuro", ha enfatizado.

El presidente del PP advierte que ha llegado el momento de los "gobernantes de cuajo", con un "liderazgo claro", "determinación y coraje" para afrontar la crisis, que "fije objetivos y los cumpla" y que cree un "equipo competente" que ofrezca confianza.

De esta forma, Rajoy ha adelantado que prevé "dar la vuelta a la situación" en un "tiempo razonable", aunque cree que poner una fecha es "insensato" y "frívolo". No obstante, recuerda: "en el año 1998, dos años después de llegar al Gobierno, ya cumplíamos todos los requisitos para entrar en el euro y después se empezó a crear empleo de una manera importante".
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad