Rajoy insta a Mas a dejar el 9N en manos de la ANC

stop

PROCESO SOBERANISTA

Artur Mas y Carme Forcadell en el Palau de la Generalitat | EFE

06 de noviembre de 2014 (21:54 CET)

El conflicto se acerca. Nadie quiere hacerse daño. Pero, en ocasiones, el choque es insalvable. El Gobierno central sigue midiendo todas sus acciones, y espera que el Gobierno autonómico catalán decida, en el último momento, dejar en manos de las entidades cívicas la consulta de este domingo.

Es más, el Ejecutivo de Mariano Rajoy insta a Artur Mas a ponerse de perfil, porque, de lo contrario, se verá obligado a actuar. Y eso se traduce en una petición a la Fiscalía para que impida que se pueda votar en los centros de secundaria.

¿Se llegará a esa situación? El Gobierno central no lo desea. No actuará antes de hora, ni mostrará ninguna gesticulación que increspe los ánimos. Simplemente confía en que Mas aceptará que el Gobierno catalán no puede ir en contra de una decisión del Tribunal Constitucional. Pero en el Ejecutivo español también han aparecido las dudas. Y, en las últimas horas, la percepción ha cambiado. Mas podría llevar hasta el final su apuesta. ¿Y, entonces?

En ese caso se actuará. El conseller de Interior, Ramon Espadaler, no ha ofrecido ninguna duda. Si recibe órdenes judiciales, los Mossos obedecerán, aunque “con proporcionalidad”.

En manos de los Ampa

El Gobierno no ha dejado de advertir al gobierno catalán. La delegada del Gobierno en Cataluña, Llanos de Luna, ha enviado sendas cartas a las conselleras de Ensenyament y Governació, Irene Rigau y Joana Ortega, en las que se les recuerda “la importancia del necesario y debido cumplimiento de las resoluciones del Tribunal Constitucional, así como la necesidad de velar por el adecuado ajuste al ordenamiento jurídico de la actividad y funcionamiento del Departament que dirige y de sus centros dependientes”.

Ha enviado cartas, asimismo, a directores de casi 3.700 centros públicos docentes para que asuman "la importancia del necesario y debido cumplimiento de las resoluciones del Constitucional". El problema se agrava, porque, según diversas fuentes, los centros han realizado asambleas y son los padres, integrados en los Ampa, los que abrirán los institutos.

Catalá toma distancia


También lo hizo este jueves el ministro de Justicia, Rafael Catalá, al insistir en que el Gobierno no intervendrá si la Generalitat se queda al margen de la consulta. “Si la Generalitat, que es a quien se ha dirigido el Tribunal Constitucional, no promueve actuaciones en el desarrollo de una consulta no autorizada, no parece que sea necesario requerir ni al Constitucional ni a jueces y tribunales para actuar, porque no hay vulneración del ordenamiento jurídico”, aseguró.

El dispositivo está organizado por el Govern. Ha sido el departamento de Governació quien ha distribuido a los voluntarios, y eso lo sabe el Gobierno central, pero lo verá como un mal menor, si, en el último instante, se deja a las entidades, como la Asamblea Nacional Catalana (ANC), que se encarguen de la consulta con urnas en las calles, fuera de los centros públicos.

CiU, a rebufo de la CUP

Pero como la presión del soberanismo es enorme, como CiU ha quedado desbordada por Esquerra Republicana o –paradojas de la vida-- por formaciones antisistema como la CUP, sus dirigentes se han visto forzados en las últimas horas a rechazar cualquier falta de responsabilidad.

Es decir, CiU ya admite que organizará la consulta, y que se votará. “El Govern está detrás”, aseguró este jueves el coordinador general de Convergència, Josep Rull. Y, para eliminar cualquier suspicacia, y defenderse de las críticas de Oriol Junqueras, CiU publicó en las redes sociales un nuevo lema –en eso la creatividad de los soberanistas es infinita-- “el 9N habrá urnas y las pondrá el Govern”.

Conflicto casi asegurado

¿Hay alguna salida, entonces? Nadie lo desea admitir, ni las instancias del Gobierno central, ni los partidos catalanes pro consulta, pero las dos partes parecen determinadas a que este domingo se produzca un choque total, con agentes de los Mossos d'Esquadra levantando actas –en última instancia la retirada de urnas-- en los centros de secundaria. En muchas ocasiones, nadie desea un encontronazo, pero, cosas de la vida --o de la irrresponsabilidad de las partes-- acaba sucediendo.

Mas tiene este viernes una última oportunidad. Reúne el Pacto Nacional por el Derecho a Decidir. Podría sugerir que sea la ANC la encargada de las urnas. Pero, según fuentes de los partidos soberanistas, “no hay nada preparado en ese sentido”.

El Gobierno también se reúne en consejo de ministros. Podría expresar su última advertencia.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad