Rajoy llama a Sánchez y le convoca este miércoles en Moncloa

stop

El presidente en funciones busca la abstención del PSOE, consciente de que en caso contrario habrá elecciones de nuevo

Sánchez y Rajoy en una de sus últimas reuniones.

Barcelona, 22 de diciembre de 2015 (22:57 CET)

Mariano Rajoy no ha querido esperar más. Aunque quería tomarse unos días de tranquilidad, durante la Navidad, para comenzar la semana próxima los contactos con el resto de dirigentes, el presidente en funciones ha querido tomar la iniciativa. Y este martes ha llamado a Pedro Sánchez para citarle, este mismo miércoles, en la Moncloa. Rajoy, según fuentes socialistas, ha querido contactar con Sánchez, después de las rotundas afirmaciones de los socialistas en contra de la investidura del líder del PP. 

Sobre la mesa, todavía, no hay nada concreto. Pero Rajoy está dispuesto a negociar con el PSOE, incluyendo una reforma de la Constitución, o, como mínimo, la puesta en marcha de una comisión en el Congreso, abierta a todos los partidos, que busque qué se debería reformar, y con qué consensos de podría contar. Lo ha reclamado el PSOE en la campaña electoral, y Rajoy quiere explorar ahora ese terreno.

Elecciones de nuevo

La situación de Rajoy es muy compleja. El presidente en funciones es consciente de que todo pasa por el PSOE, y que la abstención de los socialistas, en una tercera o cuarta votación, sería suficiente para permitir su investidura, siempre que se cuente también con Ciudadanos. Esa batalla, aunque no está ganada, sí se entiende que es posible, porque el propio Albert Rivera ha insistido en "facilitar" el inicio de la legislatura.

En caso contrario, a Rajoy no le quedaría otra que convocar, de nuevo, elecciones, --en primavera--con el peligro de ofrecer una imagen de desgobierno y de desestabilidad de cara a los mercados y a los gobiernos del entorno europeo.

La posición de los socialistas es diáfana. No a la investidura de Rajoy. Pero se abre, desde este miércoles, por lo menos, un proceso de diálogo, impulsado por el líder del PP, que sabe que no puede quedarse atrás. El PP ha comenzado a entender, en las últimas horas, que con 123 diputados debe cambiar de rumbo. Está muy lejos de un resultado que le posibilite la gobernabilidad. José María Aznar pudo gobernar, con el apoyo de CiU y el PNV en 1996, pero partía de 154 diputados.

 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad