Rajoy mete el ‘tijeretazo’ en los ayuntamientos

stop

CONSEJO DE MINISTROS

Mariano Rajoy / EFE

15 de febrero de 2013 (15:31 CET)

El Consejo de Ministros ha aprobado el anteproyecto de ley de la reforma de las administraciones locales. Al Gobierno no le ha temblado el pulso a la hora de recortar en los ayuntamientos. La gran mayoría de los concejales, el 82%, no cobrarán sueldo público.

De los más de 80.000 concejales que hay en España, sólo ganarán dinero por sus funciones algo más de 12.000. Por ejemplo, en el caso de Barcelona, de los 41 que hay en la actualidad, nueve no tendrán retribución. En Madrid, de los 57 regidores que tiene el ayuntamiento, 12 dejarán de cobrar.

Alcaldes

La medida afecta dependiendo del número de habitantes de las poblaciones. El recorte también será para los alcaldes. En este caso, el jefe del consistorio de las ciudades más grandes tendrá un salario como el de un secretario de Estado. “Está en el entorno de los 100.000 euros brutos anuales, más que un ministro o el presidente del Gobierno”, ha señalado Cristóbal Montoro en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros.

La escala dependerá del número de habitantes. De tal forma, que los alcaldes de los municipios de menos de 1.000 habitantes tampoco cobrarán por su labor.

Ahorro

La reforma de las administraciones locales supondrá un ahorro de 7.129 millones de euros. Las partidas que más aportarán a ello serán la de la clarificación de competencias con 2.232 millones de euros y la eliminación de duplicidades 3.282 millones. Otras competencias como mancomunidades (73 millones), eventuales y cargos electos (145 millones) y la limitación del servicio público local (1.397 millones) también sufrirán recortes de calado.

El Gobierno cree que “se ahorra más” con estas medidas que con la anterior propuesta del presidente Mariano Rajoy de reducir un 30% el número de regidores. “Además, los ciudadanos se beneficiarán más”, asegura Montoro.

Asesores

El número de personal eventual, también conocido como asesores, se reducirá de manera notable. En la actualidad, hay casi 6.500 asesores en los ayuntamientos. La disminución será también escalada. Habrá municipios que no tengan o en el mejor de los casos, uno. En los consistorios más grandes, el personal eventual será el 0,7% del total de la plantilla.

Las mancomunidades tenderán a desaparecer de forma gradual. Ahora hay más de 1.000 instituciones de este tipo. El Gobierno pretende eliminar todas aquellas que no rindan cuentas en los próximos tres meses, al igual que con las entidades locales menores.

Además, la reforma veta la creación de nuevos entes públicos en los ayuntamientos y los obliga a sanear o disolver los existentes. En el caso de las corporaciones locales de mayor tamaño, las que no rindan cuentas serán intervenidas por el Estado.

Adiós duplicidades

La reforma supone también el abandono de las duplicidades entre las distintas administraciones. “Una administración, una competencia”, ha dicho Montoro. El objetivo es que haya mayor eficiencia en el servicio público a la par que suponga un notable ahorro.

Según Montoro, “no se trata de reducir competencias, es un claro avance del municipalismo”. El ministro ha explicado que una de las medidas más importantes serán los convenios entre autonomías y corporaciones locales en materia de servicios sociales. Además, también se da un espaldarazo a las diputaciones. “Salen reforzadas al tratar de buscar sinergias con los ayuntamientos y ahorrar costes”.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad