Rajoy negociará con Mas llegar al 1,8% de déficit

stop

DERECHO A DECIDIR

Rajoy y Mas, en un encuentro en enero./EFE/Toni Albir

30 de abril de 2013 (21:54 CET)

Cualquier plan de futuro del Govern de Artur Mas, la hoja de ruta que pueda servir para convocar el referéndum soberanista en 2014, todo pasa por los presupuestos de 2013.

Ahora están prorrogados, pero la idea inicial del conseller de Economia, Andreu Mas-Colell, es que esa prórroga sólo estuviera vigente durante unos pocos meses. Un gobierno no puede funcionar sin presupuestos. La imagen de debilidad es grande, y no ofrecer perspectivas ni a corto ni a medio plazo para el mundo empresarial acaba siendo letal para cualquier ejecutivo.

Las empresas, las que aguantan el país, las medianas y pequeñas, sólo tienen una obsesión en estos momentos: el circulante, el crédito que no llega de ninguna forma.

Un déficit asumible para ERC

Pero el Govern de CiU, que es consciente de ello, busca cómo negociar un porcentaje de déficit para 2013 con el Gobierno central que pueda ser asumible, y válido, también, para su socio, Esquerra Republicana. De hecho, el Ejecutivo de Artur Mas ha interiorizado el discurso de ERC y no quiere aprobar unas cuentas que signifiquen otro recorte drástico de las partidas sociales.

El Ministerio de Hacienda, que dirige Cristóbal Montoro, ha ofrecido a las autonomías el 1,2% de déficit para 2013. Se trata de un porcentaje insuficiente para la Generalitat, que obligaría al Govern a recortar 3.600 millones de euros. Esquerra ya ha dejado claro que se niega a apoyar esa factura.

Déficit a la carta

Pero Montoro también aseguró que está dispuesto a negociar con determinadas comunidades, con el objeto de presentar una especie de déficit a la carta. Las necesidades de Catalunya, Valencia, Murcia y Baleares obligan al Gobierno central a un esfuerzo si pretende que no entren en quiebra. El PP catalán también está presionando para acercar posiciones, y el porcentaje final, según diversas fuentes de grupos parlamentarios, podría llegar al 1,8%. ¿Suficiente?

Ese porcentaje supondría un recorte algo menor, pero muy sustancial, de 2.200 millones.

¿Lo aceptará Esquerra? El objetivo del Govern es que ese déficit algo mayor vaya acompañado de algunas partidas presupuestarias, que compensen a la Generalitat, y que, son de hecho, cuestiones que han quedado en el limbo, como la disposición adicional tercera del Estatut, que establece las inversiones públicas en infraestructuras del Gobierno central en Catalunya.

Las cuentas de Homs

Fuentes de los distintos grupos parlamentarios también indican que Esquerra “acabará aprobando” los presupuestos de 2013. Porque, sin ellos, la legislatura no podrá avanzar.

El conseller de Presidència, Francesc Homs, esgrimió este martes una cuestión que refuerza el discurso de Esquerra. Y que es cierta.

Cuando se establecieron las previsiones en 2011 sobre los objetivos de déficit en los próximos años, revisados en dos ocasiones posteriormente -la última ahora en abril de 2013-- la administración central se quedó la mayor parte de ese déficit. En 2011, se estableció un objetivo para 2013, del 3% de déficit. Para el Gobierno central, el 2,1%, para la Seguridad Social, el 0,4%; y para las autonomías el 1,1%.

¿Y la Seguridad Social?

Con las últimas previsiones, presentadas por el Gobierno el pasado viernes, el objetivo de déficit pasa a ser del 6,3%. Pero la administración central se queda el 3,7%; la Seguridad Social el 1,4% y las comunidades el 1,2%. Es decir, sólo una décima más que cuando el objetivo era del 3%.

¿Injusto? Según Homs, con los 33.000 millones más, entre esos dos objetivos de déficit, de los que podrá disponer todo el Estado, sólo 1.000 millones irán a parar a las autonomías. Homs no explicó, sin embargo, la diferencia que experimenta la Seguridad Social, que pasa del 0,4% al 1,4%. Es decir, el Gobierno de Mariano Rajoy se reserva un gran colchón para pagar el paro y las pensiones.

Cumbre por la consulta


En cualquier caso, Homs anunció que el President Mas convocará una cumbre con todos los partidos que defienden el derecho a decidir para ver cómo se podrá llevar a cabo.

También participarán las entidades locales, y las diputaciones, y el alcalde de Barcelona, Xavier Trias.

Pero cualquier movimiento, cualquier paso hacia esa consulta, pasa por la aprobación de las cuentas de 2013.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad