Rajoy no llena Las Rozas y dispara contra Ciudadanos

stop

El PP busca detener la fuga de indecisos a una semana del 20D; aunque no consigue cubrir las 4.300 plazas de la plaza de toros del municipio madrileño

Mariano Rajoy durante un mitin de la última campaña a las generales / EFE

en Madrid, 13 de diciembre de 2015 (17:48 CET)

Las Rozas, distrito de clase media-alta cercano a Madrid, tradicional feudo del Partido Popular, está siendo ingrato con la agrupación azul. El PP gobierna pero en minoría –tras años de poder con mayoría absoluta-, y este mediodía, su Plaza de Toros, con una capacidad de 4.300 personas, no terminó de ser completada en su totalidad.

Pese al activo trabajo de organización y del alquiler de autocares, quedaban visibles huecos entre el público. Casi a la misma hora, Ciudadanos lograba meter 10.000 personas en el Palacio de Vistalegre, a 25 kilómetros del acto popular.

La agrupación de Albert Rivera ha sido el blanco favorito de Rajoy, en su estrategia de detener la fuga de indecisos de centro-derecha que están siendo atraídos por Ciudadanos. "En estas elecciones, algunos se presentan con un programa que es papel mojado, porque no se presentan para gobernar, sino para ver si suman con otros", dijo el candidato del PP.

https://www.economiadigital.es/uploads/s1/35/71/28/rajoy2-57128.jpg?t=1450024980

Rechazo a los acuerdos 

El temor popular es que Ciudadanos y PSOE logren unir sus votos y eviten que Rajoy vuelva a ser investido presidente de Gobierno. La aritmética-política de PSOE y Podemos por ahora no tendría –según los sondeos- los escaños suficientes para lograr la mayoría absoluta.

"Hay que ver a quién vota, porque pueden votar a un candidato y acabe elegido otro para gobernar", dijo Rajoy, en su búsqueda del votante que está pensando en cambiar la tónica azul por la naranja. En el aire estaba el recuerdo de la elección de Manuela Carmena a la alcaldía de Madrid, posible gracias al acuerdo de Ahora Madrid y el PSOE (aunque el PP había sido el partido más votado).

En los últimos años la dirigencia del PP ha evitado cualquier indicio de renovación generacional en sus altos cargos. Rajoy aspira a seguir siendo el líder popular, y usa su experiencia como baluarte frente a la ausencia de antecedentes en la gestión pública de los otros candidatos. "Ellos dicen 'vótenme a mí porque no he hecho nada mal'. Pero es que no han hecho tampoco nada bien, es que no han hecho nada". "Hay partidos que empiezan y terminan con su candidato", afirmó, y luego agregó "no dejemos que los cantos de sirena, el populismo y la bisoñez nos desvíen del camino".

Esperanza carga contra unos y otros

La presidente del PP madrileño, Esperanza Aguirre, acompañó a Rajoy en los discursos. Tradicional proveedora de frases picantes, Aguirre dijo que el partido de Rivera –sin mencionarlo- era "una planta de reciclaje de residuos políticos". Y quitó hierro a la ausencia de Rajoy en los debates televisivos: "la política no es un desfile de modelos", subrayó.
Pero tampoco se olvidó de Podemos, a quienes criticó porque "apoyan modelos siniestros como el chavismo". Todo un guiño político a Leopoldo López Gil, padre del político venezolano preso Leopoldo López, quien estuvo presente en el acto.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad