Rajoy quiere dialogar, con agenda libre y ganas de pactar

stop

Una conversación con un 'falso' Puigdemont demuestra que el presidente necesita de forma urgente interlocutores para seguir en la Moncloa  

Mariano Rajoy en el Congreso de los Diputados durante la celebración del Día de la Constitución / EFE

Barcelona, 21 de enero de 2016 (12:04 CET)

Mariano Rajoy está solo en estos momentos. Pendiente de que el Rey le llame y le encomiende que forme gobierno, lo que implicaría un primer discurso de investidura en el Congreso.

En el PP ha comenzado a surgir un debate, teñido de enorme temor, de que eso no suceda, y de que el Rey convoque primero a Pedro Sánchez, tras constatar que Rajoy no saldría investido ni en primera ni en segunda vuelta.

La cuestión es que Rajoy ha mostrado su total disponibilidad a establecer contactos, incluso con el nuevo presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont. Una broma radiofónica ha desvelado que tiene "la agenda libre" la próxima semana, a la espera de la llamada del Rey, y que estaría dispuesto a mantener un encuentro con Puigdemont. Con un tono afable, con cintura, y con elegancia, Rajoy ha respondido ante un 'falso' Puigdemont que podría reunirse con él en breve.


El trabajo de puente del Círculo de Economía

El futuro de Rajoy, sin embargo, se complica. Su oportunidad para seguir en La Moncloa depende del paso de las semanas, y de la imposibilidad, también, de Sánchez de encontrar todos los votos necesarios para su investidura.

Sólo el peligro de que se convoquen eleccciones, de forma automática cuando transcurran dos meses desde la primera votación de investidura en el Congreso, podría provocar un acercamiento entre el PP y el PSOE, como piden instituciones como el Círculo de Economía, que ha enviado a su presidente, Antón Costas, para lograr ese puente y atender las reformas necesarias en la próxima legislatura, incluyendo el tema catalán.   
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad