Rajoy saca pecho tras la caída del paro

stop

El presidente, pese a los reproches recibidos, cree que va en la buena dirección

04 de junio de 2013 (18:45 CET)

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy (PP), ya avanzó el pasado sábado ante el empresariado catalán que los resultados del paro de mayo serían esperanzadores. Y así ha sido.

La tasa ha caído en casi 100.000 personas, hasta situarse en los 4,8 millones de parados. El descenso más acusado desde que se analiza. Es decir, desde 1996. Y la Seguridad Social ha ganado 134.660 cotizantes.



Política dura y difícil

“La verdad, es una buena noticia y andamos todos muy necesitados de buenas noticias”, ha declarado Rajoy antes de comparecer en el Senado. Y todo ello, pese a tratarse de una política económica “dura y difícil”, según ha reconocido el propio presidente.

La caída del paro en este mes es habitual. Se trata de un descenso estacionalidad, principalmente gracias a las contrataciones en el sector servicios. A ello se suma el desánimo de los parados por inscribirse en los servicios públicos de empleo, según han advertido los sindicatos. Pero los reproches no han sido motivo suficiente para frenar el optimismo del jefe del Ejecutivo.

Deberes por hacer


Así, el líder del PP avala las políticas que su gabinete está llevando a cabo para atajar la sangría del paro, que en febrero superó la barrera de los cinco millones. Pero Rajoy ha reconocido que todavía quedan deberes por hacer.

Por ello, ha puesto el foco en pymes, en las que ha cargado el peso de la recuperación. A su juicio, debe fluir el crédito para que los pequeños y medianos empresarios puedan tirar de la economía española y creen empleo. Y esa es, todavía, la asignatura pendiente tanto del Ejecutivo como de las entidades.

Premios Nobel

Al mismo tiempo que se conocían los últimos datos del paro registrados en España por el Ministerio de Empleo, tres Premio Nobel de Economía, debatían sobre el futuro de la economía española. Y lo hacían en Valencia, donde han sostenido que el Gobierno debe dejar de lado el debate del déficit público y centrarse en aquellas fórmulas que generen puestos de trabajo y reactiven el mercado laboral.

Y la recenta, según Eric Maskin, Finn Erling Kydland y Christopher Pissarides, pasa por impulsar la innovación, la I D en los centros de trabajo, y apoyar a los emprendedores.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad