Rajoy se planta ante el PSOE: la Constitución no se toca si no se dice para qué

stop

CONMEMORACIÓN DE LA CONSTITUCIÓN

Mariano Rajoy en el acto de conmemoración del 36 aniversario de la Constitución

Barcelona, 06 de diciembre de 2014 (13:47 CET)

Mariano Rajoy expresa en privado que "no cambiará nada, porque no sabe cómo abordarlo", según un dirigente político en el Congreso. Y en público afirma casi lo mismo, con una crítica contundente al PSOE por "frivolizar" sobre la Carta Magna, aunque no admite que, en realidad, el PP no tiene tampoco nada concreto que ofrecer.

El presidente del Gobierno ha realizado una encendida defensa de la Constitución el día en el que se conmemoran los 36 años desde su aprobación. Rajoy desea saber realmente "para qué" se quiere modificar la Carta Magna, y renuncia a ser él quien presente un proyecto claro y concreto.

La palabra dada "se cumple"


Por ello, el jefe del Ejecutivo, a un año de las elecciones generales, ha decidido aguantar como pueda y retar al resto de fuerzas políticas, en concreto al PSOE, para que se pueda comprobar, --esa es la intención del PP- que los socialistas sólo se mueven por una cierta idea del cambio, de la estética, sin tener ningún proyecto sólido alternativo.

Por ello, la crítica de Rajoy se centra en la apuesta del líder del PSOE, Pedro Sánchez, de modificar el artículo 135 de la Constitución, que los socialistas, precisamente, pactaron con el PP en vísperas de las elecciones de 2011, y que hace referencia al techo de déficit del Estado.

"Tres años después, no es de recibo que una de las partes diga que esa reforma ya no le vale. La palabra se cumple", ha afirmado el presidente del Gobierno.

Primero, la recuperación económica, que no llega


Rajoy se muestra inflexible. De hecho, su posición se debe a la imposibilidad del PP de abrir un nuevo debate, centrado en la recuperación económica, que no acaba de llegar y en los casos de corrupción.

En realidad el PP no tiene, hasta ahora, ningún modelo de estado alternativo, totalmente obcecado en instrumentos como el FLA, sin abordar un cambio, por ejemplo, en el modelo del sistema de financiación autonómica. "Ahora las prioridades están claras. La primera, la situación de la economía", ha reiterado Rajoy.

Sin embargo, el PSOE está dispuesto a insistir. "Creo que es importante reivindicar que la mejor manera de defender la Constitución hoy es renovarla, es reformarla, es actualizarla a los parámetros del siglo XXI", ha constatado Pedro Sánchez, en el acto conmemorativo de la Constitución.

Elecciones constituyentes en 2015


Sánchez cree que su apuesta se acabará abriendo paso, pero el PSOE tampoco tiene muy claro qué quiere introducir en esa reforma, más allá de llevar a España hacia un estado federal, con una reforma del Senado y acomodar, con ello a Cataluña. Esa idea circula desde hace años, pero ninguna de las fuerzas políticas españolas la concreta.

La idea que sí comienza a estar presente entre la clase política española es que las próximas elecciones generales podrían tener un carácter constituyente, y que la fragmentación en el Congreso, con la entrada de Podemos, podría provocar, de hecho, un consenso para afrontar una reforma en profundidad.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad