Rajoy se planta ante Mas: “La gente tiene derecho a escuchar otras verdades”

stop

INTERVENCIÓN EN EL SENADO

Mariano Rajoy, en el Senado./EFE/Juanjo Martín

08 de octubre de 2013 (18:46 CET)

Existe una convicción entre los miembros del Govern de la Generalitat y la dirección de CiU. Existe la idea de que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, difiere, en el tono y en algunas apreciaciones, de otros miembros del PP, más contundentes siempre a la hora de criticar el nacionalismo catalán.

Pero Rajoy se ha plantado y augura un auténtico choque de trenes. En el senado, y en respuesta al senador de CiU, Josep Lluís Cleries, Rajoy ha rechazado el sentimiento de agravio del nacionalismo catalán. Y lo ha hecho con una contundencia poco usual en él. “La gente tiene derecho a escuchar otras verdades al margen de las oficiales", ha asegurado, en alusión a la versión oficial que difunde el gobierno catalán.

En estos momentos se trata de dos cuestiones: la Ley Wert, que introduce cuotas de castellano en la escuela, para que sea, también, lengua vehicular, como el catalán; y la reducción de la inversión pública del Estado en Catalunya.

Rajoy, tras esos reproches por parte de Cleries, un hombre moderado, que proviene del catalanismo católico, y siempre vinculado a las entidades de carácter social, ha rechazado los dos supuestos motivos de agravio.

Segunda comunidad en inversiones del Estado

Cleries le ha espetado que había dado la “espalda” a Catalunya, y que no escucha las demandas de los catalanes. Y el jefe del Ejecutivo español ha sido taxativo, al tachar de “injustas” esas críticas. Según Rajoy, en el tema de la inversión pública, el Estado invertirá “en su conjunto en Catalunya 1.400 millones de euros”, y se convierte en la segunda comunidad en la que más invierte el Gobierno central en 2014.

Rajoy ha rechazado que se vea la inversión desde la óptica territorial, y que el objetivo de un Gobierno central es el de presentar unas cifras que “atienden al conjunto de los ciudadanos” y no a las comunidades como entes separados.

Respecto a la lengua catalana, todavía ha sido más concreto. “Ni se ataca el catalán, ni se perjudica su presencia en las aulas ni fuera de ellas", ha señalado, tras una clara advertencia a CiU para que ofrezca una versión, a su juicio, más apegada a la realidad “sin echar mano de prejuicios y agravios como siempre”.

Seguir en Europa


Y no se ha olvidado del derecho a decidir, y a la posibilidad de que una Catalunya independiente se quede fuera de la Unión Europea. “Yo trabajaré para que sigamos todos en Europa y si ustedes quieren me encontrarán en el sentido común y si no quieren ése es su problema".

El toque de atención ha sido esta vez muy claro. Y no era María Dolores de Cospedal, la secretaria general del PP, sino Rajoy.

El choque de trenes se acerca.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad