Recoder defiende al PSC para un acuerdo amplio que dé estabilidad

stop

TRAS EL 25N

Artur Mas, Oriol Pujol y Josep Rull, en la ejecutiva de CDC. /EFE/Toni Albir

04 de diciembre de 2012 (21:26 CET)

La situación es crítica. El déficit público de la Generalitat se situó en septiembre en el 1,56%, por encima del 1,5% previsto y exigido para todo el año. El Govern se ha acogido al Fondo de Liquidez Autonómico (FLA), que es un crédito de 5.370 millones que se deberá devolver en diez años, y que supondrá unos 2.000 millones de euros en intereses.

Y para poder gestionar el día a día se necesitará un gobierno fuerte, que garantice la estabilidad. Pero, por ahora, CiU no la tiene. Y sólo busca un acuerdo con Esquerra Republicana, que le brinda un apoyo parlamentario, pero no un gobierno de coalición.

Recoder, un roquista bien valorado

Ante esta realidad, y después de que CiU perdiera 12 escaños en las elecciones del 25N, algunos dirigentes de la federación nacionalista tratan de alzar su voz. Uno de ellos es el conseller de Territori i Sostenibilitat en funciones, Lluís Recoder, muy bien valorado por el tejido empresarial, que recuerdan su ascendente roquista, porque fue diputado con Miquel Roca en el Congreso en la época dorada de CiU.

Recoder asegura que no le gusta que Esquerra y el PSC se “autoexcluyan” de un gobierno de coalición y ha reclamado un acuerdo lo más amplio posible para afrontar la actual coyuntura económica.

“Circunstancias extraordinarias requieren acuerdos extraordinarios, y hay muchas cosas que nos unen, a pesar de las diferencias, y debemos encontrar denominadores comunes con ERC y PSC”, afirmó este martes.

El modelo no sería el tripartido que presidieron los socialistas desde 2003 a 2010, pero sí una coalición con un proyecto compartido. Al margen del nombre que se le quiera dar, Recoder defiende un Gobierno con presencia de republicanos y socialistas.

La perplejidad de la sociedad civil

Es lo que desean círculos empresariales y financieros, aunque la preferencia sería un acuerdo único entre CiU y PSC. Esa sociovergència, siempre latente en las sedes de las patronales catalanas, se aleja cada día, pero un acuerdo parlamentario junto a Esquerra podría ser el mal menor para una sociedad civil que mantiene una gran perplejidad desde la manifestación independentista de la Diada del 11 de septiembre hasta los resultados de las elecciones del 25N.

Junto a Recoder, se pronunció también a favor de un acuerdo de CiU con los socialistas el alcalde de Mataró, Joan Mora. “Yo soy de los que apuestan por establecer un acuerdo blindado con estos socios (PSC y ERC), hablemos claramente, discutamos lo que haga falta, pero después formemos un gobierno fuerte”.

ERC no excluye al PSC

La dirección de Esquerra Republicana no rechaza que el PSC se pueda sumar a un gran acuerdo parlamentario, que apoye a un gobierno de CiU. El propio Oriol Junqueras ha reclamado al PSC que no se autoexcluya.

Pero los socialistas siguen esperando, concentrados ahora en el caso Mercurio, y que este martes se cobró la primera víctima política de envergadura, con la retirada “temporal” de Manuel Bustos de la alcaldía de Sabadell.

¿Hechos concretos? Artur Mas y Josep Antoni Duran Lleida se reunieron este martes para constatar que no queda otra que buscar un acuerdo con Esquerra. La federación nacionalista difundió un comunicado con un mensaje claro. “Los dos dirigentes han coincidido que la única opción para garantizar la estabilidad y la gobernabilidad es ERC”.

Y Mas y Duran también coincidían en convocar una consulta de autodeterminación “amparada en la legalidad” a lo largo de la legislatura.

Con esa reunión, en el Palau de la Generalitat se trataba de neutralizar las posibles diferencias entre los dos socios de la federación nacionalista.

Pero el fuego sigue ardiendo.

Oriol Pujol responsabiliza a Duran

El secretario general de Convergència, Oriol Pujol, consideró, tras la ejecutiva de Convergència, que Duran ha sido “una de las cosas que ha alterado la campaña electoral”.

Pujol se refería a las dudas que Duran planteó en plena campaña sobre la conveniencia de convocar una consulta, al entender que no tendría “sentido” que se realizara sin una base legal.

Para una buena parte de los militantes convergentes, Oriol Pujol dio en la diana. En las redes sociales, las críticas a Duran son constantes, por parte de todo un entramado de analistas, militantes y simpatizantes de Convergència.

El PP y Wert perjudican a la dirección de Unió

Todos ellos no entienden cómo Duran, o la dirección de Unió hablan de una aproximación al PP, después de que se conociera el proyecto de reforma educativa del ministro José Ignacio Wert que cuestiona el modelo de inmersión lingüística de Catalunya. “No le ayudan desde Madrid y Duran se puede quedar solo”, asegura un dirigente de CDC.

Los reproches a Homs

Por parte de Unió, en cambio, los reproches se lanzan hacia el propio Oriol Pujol, pero principalmente, sobre Francesc Homs, el portavoz del Govern, y el hombre de confianza de Mas, que ha pergeñado una campaña electoral que se considera “nefasta”.

La Generalitat, por el momento, no tiene un Govern claro en el horizonte. Y la tormenta económica cobra intensidad. El mundo económico y financiero sigue atónito. Quiere reaccionar, pero todavía no sabe cómo hacerlo.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad