Reforma eléctrica: ¿media o entera?

stop

El grueso de la normativa, que se negocia a contrarreloj esta tarde, se aprobaría en septiembre

El ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria

11 de julio de 2013 (17:44 CET)

La reforma del mercado energético que analizará este viernes el Consejo de Ministros incluirá los pocos puntos sobre los que hay acuerdo técnico, que se vehicularán en cinco reales decretos. Las eléctricas se sientan esta tarde con el secretario de Estado de Energía, Alberto Nadal, para conocer los detalles que se aprobarán mañana.

La revisión profunda del sector podría quedar aplazada hasta después del verano. Las diferencias sobre quién debe asumir el mayor esfuerzo para solucionar el déficit de tarifa persisten, según representantes de las empresas. A pesar de que hay acuerdo técnico, Hacienda y la Comisión Europea ofrecen resistencia. El Gobierno quiere sacar la reforma mañana aunque sea in extremis.

¿Quién pagará?

El plan actual es que las arcas públicas aporten 1.800 millones a través de los presupuestos generales del Estado. El equipo de Industria propone que el departamento de Hacienda, de Cristóbal Montoro (PP), asuma el próximo año los costes extraordinarios que genera el suministro eléctrico a los territorios insulares de Baleares y Canarias. Supone la mitad del grueso a solucionar.

Hacienda pide tiempo para negociar con Bruselas, que fiscaliza el estricto cumplimiento de los objetivos de déficit. El comisario de Economía, Olli Rehn, apela a un mayor sacrificio de los consumidores que, a pesar de las resistencias del ministro de Industria, José Manuel Soria (PP), abonarán parte de la factura.

La luz se ha encarecido un 60% en los últimos cinco años. Industria no se atreve a repercutir el incremento al consumidor. Los cálculos cifran el nuevo encarecimiento en un 17% adicional.

Las fricciones

A partir de la reforma se quieren equilibrar unos 4.000 millones al año de déficit con el sistema. Además de la inyección pública y del previsible incremento de la luz, otros pagadores serán los distribuidores (400 millones), el transporte (800 millones) y las empresas de energías renovables (1.000 millones).

En estos últimos tres conceptos es donde se sitúan las mayores diferencias. Es la madre del cordero de la reforma que, según los expertos, debería definir una hoja de ruta más o menos definitiva para los próximos 20 años.

Las posibilidades de que se alcance un acuerdo sobre el grueso de la reforma esta misma tarde son escasas, aunque las conversaciones se están produciendo. Los ministros afectados han delegado en sus segundos.

Enésimo retraso

El sector advierte de que este nuevo retraso dificultará que 2013 acabe con las cuentas de la energía equilibradas. Para ganar tiempo y plantear la reforma sin engordar la factura final, Soria logró un crédito de 2.200 millones de Hacienda, impuso tasas y recortó las primas que recibe la industria a principios de año.

Las eléctricas estiman un agujero adicional de 4.000 millones si el Gobierno no toma pronto una decisión. El problema a resolver pasaría de los 26.000 millones a los 30.000 millones de euros.

De momento, el máximo órgano del Gobierno en materia económica —la comisión delegada que preside Soraya Sáenz de Santamaría (PP)— ha suspendido la reunión que iba a dar luz verde a la reforma. Se celebrará mañana a las ocho, una hora antes del Consejo de Ministros.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad