Reino Unido montará controles de pasaportes con Escocia en caso de separación

stop

Londres avisa que creará una frontera internacional que impedirá la libertad de tránsito entre ambas naciones

El líder independentista escocés, Alex Salmond./EFE/Graham Stuart

15 de marzo de 2014 (13:31 CET)

Reino Unido está dispuesto a levantar una frontera internacional que impedirá el libre tránsito con Escocia. Londres comenzará a aplicar controles de pasaportes que formarán parte de una nueva política de inmigración en caso de que se produzca la independencia de Escocia tras el referéndum el 18 de septiembre, explicó la ministra de Interior británica Theresa May.

"Esto tendría consecuencias para la gente que viaje de vacaciones, por negocios o a visitar familiares, lo que también afectará a nuestras economías en términos generales", anunció May en una conferencia política del Partido Conservador escocés en Edimburgo.

Coladero para inmigración ilegal

En caso de que Escocia logre la independencia, Reino Unido no aplicará una política de inmigración restrictiva hacia los escoceses, sino que velará porque el nuevo estado independiente no se convierta en un coladero para la inmigración irregular que pretende alcanzar el Reino Unido, explicó la ministra.

"Esto significaría controles fronterizos entre una Escocia escindida y el Reino Unido. Será una barrera figurada y literal entre nuestras naciones", añadió la ministra.

Nueva moneda

Pero, del lado de los independentistas, la visión de cómo se articulará el nuevo Estado escocés es completamente diferente. El Partido Nacionalista Escocés, que promovió el referéndum, es partidario de que la Escocia independiente forme parte del Área Común de Viaje, una política abierta que establecieron Reino Unido e Irlanda para garantizar la libertad de tránsito entre ambos países. Pero las autoridades del Reino Unido, avaladas por los tres principales partidos, se han negado a considerar esta política en el caso de que se consume la separación.

El levantamiento de fronteras es la última advertencia del gobierno británico a los independentistas escoceses. Reino Unido anunció la semana pasada que expulsará de la libra esterlina a Escocia en caso de separación. "Es como divorciarse y seguir compartiendo las tarjetas de crédito. No se puede esperar que, si Escocia se marcha, los contribuyentes de Inglaterra, Gales e Irlanda del Norte sigan avalando la economía escocesa ", afirmó el jefe del Tesoro británico Danny Alexander.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad