Rubalcaba frena los intentos del PSOE de romper con el PSC

stop

DERECHO A DECIDIR

Rubalcaba, con Tomás Gómez, en primer plano./EFE/Chema Moya

26 de febrero de 2013 (12:26 CET)

Este martes es el día. Después de muchos años de relaciones, a veces las cosas se rompen. Y, pese a todos los esfuerzos, la relación entre el PSOE y el PSC nunca ha estado peor. Curiosamente, esa circunstancia se produce cuando la dirección del PSC es acusada de velar únicamente por los intereses del PSOE. Una gran paradoja.

El caso es que Alfredo Pérez Rubalcaba ha asegurado que bsucará una nueva relacion con el PSC, en un intento de frenar las posiciones de los barones socialistas que ya hablan, sin tapujos, de buscar una vía directa en Catalunya, con las siglas del PSOE.

Petición de simetría

Rubalcaba ha reaccionado este martes, a pocas horas de que se vote en el Congreso una resolución a favor del derecho a decidir, planteada por CiU e ICV, y que tendrá los 14 votos de los diputados del PSC en el seno del grupo del PSOE. Para Rubalcaba, que ha participado en un desayuno informativo de Europa Press, las relaciones se pueden recomponer, pero con un nuevo protocolo. “Vamos a esclarecer las reglas para que haya simetría”, ha asegurado.

Y lo tiene complicado, porque dirigentes socialistas como el andaluz José Antonio Griñán o el extremo Guillermo Fernández Vara, buscan ya, sin rubor, la ruptura con el PSC. Vara ha dejado claro que “fue bonito mientras duró”, mientras que otros dirigentes, como el ex ministro Jordi Sevilla, en su cuenta de Twitter ha abogado directamente por constituir el PSOE en Catalunya.

El PSC no hablará de España por su cuenta


Rubalcaba busca un reencuentro, pero con algunos cambios drásticos. “Vamos a pedir al PSC que no hable de España sin hablar con el PSOE”, ha afirmado, en un intento por recomponer las relaciones y en una clara alusión a la petición de Pere Navarro de que abdique el Rey Juan Carlos.

Entre los dirigentes socialistas surge otra petición, y es que el PSC puede intervenir en el PSOE, porque está representado en la ejecutiva del PSOE. En cambio, no se produce el proceso contrario.

Una ruptura simbólica

De momento, paños calientes a la espera de concretar la relación, y de lo que ocurra en la votación en el Congreso. “Lo que PSOE y PSC no van a hacer es cuestionar un modelo de relación que ha permitido que España y Catalunya se entiendan bien. Uno de los pocos vínculos que quedan es la relación entre el PSOE y el PSC”, ha afirmado Rubalcaba.

Pese a todo, hay quien no quiere escuchar lo que propone Rubalcaba, como también hay dirigentes del PSC que no quieren saber nada del PSOE. Ese vínculo simboliza, realmente, lo que ocurre en estos momentos entre Catalunya y el resto de España.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad