Rubalcaba ofrece "garantías" al PSC con la reforma de la Constitución

stop

DEBATE DE ESTADO

Alfredo Pérez-Rubalcaba, este lunes./EFE/Chema Moya

17 de junio de 2013 (22:04 CET)

Un dirigente del PSC expresa una convicción y una duda consistente. “El PSOE nunca en su historia se ha comprometido tanto con un proyecto federal para España como ahora”. La duda es si Alfredo Pérez Rubalcaba podrá o no liderar ese proceso. Pero el camino está en marcha.

El PSOE aprobará en su Consejo Territorial del 6 de julio un documento de reforma de la Constitución que recoge en gran parte las propuestas del PSC y del PSOE andaluz, las dos piezas esenciales del socialismo español.

Sin desembarco en Catalunya

Rubalcaba dio cuenta este lunes de la posición del PSOE, tras la reunión de la ejecutiva del partido, descartando que pueda haber una ruptura con el PSC.

“No habrá desembarco del PSOE en Catalunya, habrá acuerdo con el PSC, y habrá un mensaje único, que es que Catalunya seguirá siendo parte de España”, aseguró Rubalcaba, dejando claro que no comparte la sugerencia de Alfonso Guerra de recuperar, con todas las consecuencias, una federación catalana del PSOE.

Pero las palabras están muy bien, y lo que el PSC desea es hechos tangibles, que le den legitimidad para oponerse al proyecto soberanista de CiU y ERC. Si el PSOE no ofrece una reforma federal de la Constitución en condiciones, el PSC no podrá ser creíble en Catalunya. Y eso lo saben sus dirigentes, con el propio Pere Navarro a la cabeza y con Miquel Iceta, uno de los impulsores del texto de reforma constitucional que elaboró la Fundació Rafael Campalans. Y la realidad es que se ven "garantías" de que el proceso vaya bien.

El PSOE andaluz, el cómplice

El cómplice del PSC, aunque en muchas ocasiones ha sido un contrapeso, es el PSOE andaluz. El presidente de Andalucía, José Antonio Griñán, encargó a un grupo de expertos y juristas, a través de la Fundación Alfonso Perales, una propuesta que ya ha visto la luz y que se presenta esta semana en Madrid.

El texto, coordinado por el catedrático de Derecho Constitucional de la Universidad de Granada Gregorio Cámara, con la participación de Carmen Calvo, el expresidente de la Junta Manuel Chaves y el catedrático Javier Pérez Royo, entre otros, va en la línea del PSC.

Los socialistas andaluces proponen una reforma del Senado, la adecuación del Poder Judicial a la estructura descentralizada, un sistema de financiación justo, el refuerzo de la colaboración y cooperación vertical y horizontal y clarificar las competencias de la administración central y de las “entidades federadas”. En la reforma del poder judicial, en esa misma línea, está el PSC, los socialistas valencianos y aragoneses.

Fuentes de la vicepresidencia general del PSOE andaluz, que dirige Mario Jiménez, inciden en que el texto de la Fundación Alfonso Perales puede ser determinante para el PSOE y señalan que “se aborda la cuestión del concierto económico”.

El concierto vasco, un problema

Esa cuestión ha causado un escándalo en las filas socialistas, después de que Pere Navarro, reclamara que en la reforma constitucional se suspenda o se modifique el modelo de financiación propio del País Vasco y Navarra. Pero los socialistas andaluces están en la misma línea.

Lo que se pide es que “se ponga remedio a las desigualdades que, por su aplicación y metodología –el cupo-- producen el sistema de concierto vasco y de convenio navarro, singularidades históricas de cuño confederal que son asumibles democráticamente en tanto que sean neutras y no generen privilegio alguno”. Y en eso está el PSC.

El propio Rubalcaba entró este lunes en esa cuestión, al señalar que “el concierto debe permanecer en la Constitución, el cupo, como toda cantidad, es revisable”.

Los socialistas catalanes valoran especialmente que el coordinador de esa reforma constitucional al frente del PSOE, sea Ramon Jaúregui, un hombre que consideran serio y que buscará la integración de las diferentes propuestas territoriales.

La ordinalidad

Un problema para el PSC es que se desea que la reforma federal de la Constitución incorpore “el concepto de ordinalidad” respecto al modelo de financiación. “Se está de acuerdo en el principio, pero no exactamente en ese concepto, y se deberá negociar”, se admite desde el PSC.

Otra cuestión es que el conjunto del PSOE no acepta los referendos territorializados. Pero el PSC recuerda que si se reforma la Constitución se deberá someter a referéndum y que deberá ser lo suficientemente atractiva para concitar el apoyo de los ciudadanos catalanes. “Si se pretende ir hacia un modelo federal es en gran parte para resolver el problema catalán”, se insiste.

Barones territoriales

Rubalcaba es consciente de los problemas que plantea esa reforma. Pero quiere un acuerdo que se firme el 6 de julio. En otoño llegará una convención política, en la que el líder del PSOE quiere abordar cuestiones de regeneración democrática, pero primero desea un acuerdo “federal”, para plantear batalla a la recentralización del PP y al soberanismo imperante en Catalunya.

Para aproximar posiciones, Rubalcaba almorzó con los líderes territoriales que forman parte de la ejecutiva como el propio José Antonio Griñán, el vasco Patxi López y el castellano-manchego Emiliano García-Page.

Ahora mismo “hay cuestiones que no están suficientemente cercanas”, admitió, pero el rumbo está marcado.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad