Rubio Llorente ve conveniente que el Estado convoque un referéndum sólo en Catalunya

stop

DERECHO A DECIDIR

03 de octubre de 2013 (19:27 CET)

Es posible realizar un referéndum en Catalunya, siempre que lo convoque el Estado. Es posible, otra cosa es que exista voluntad política para ello. Tanto desde Madrid, por parte del Gobierno central, como desde Barcelona, por parte del Govern de la Generalitat. Ese ha sido el mensaje del ex presidente del Consejo de Estado Francisco Rubio Llorente, que, en una conferencia en el Col·legi de Periodistes, ha defendido esa vía para evitar “alternativas de efectos impredecibles”.

Rubio Llorente, ex magistrado del Tribunal Constitucional, es uno de los referentes del catalanismo más proclive a un entendimiento con el Estado, con el objetivo de que reconozca su plurinacionalidad. En muchas ocasiones la doctrina de Rubio Llorente había servido de inspiración para el ex presidente de la Generalitat, Pasqual Maragall, y ahora ofrece una posible salida.

Reforma de una  ley orgánica

Para el jurista, lo que pide Catalunya, camuflado con el polémico derecho a decidir, es posible. “El método razonable para formalizar jurídicamente esta voluntad es el referéndum. De acuerdo con el artículo 92, no sería imposible que el Estado convocase un referéndum en Catalunya, previa reforma de la Ley Orgánica 2/1980 sobre la regulación de las distintas modalidades de referéndum", ha asegurado, en una conferencia organizada, dentro de un ciclo para fomentar el diálogo, por la Fundación Diario Madrid y la Asociación de Periodistas Europeos.

La idea es que esa consulta sólo se pudiera convocar en Catalunya. “Referida sólo al caso catalán o bien que se reformulase con carácter general la celebración de referéndums de ámbito subestatal". Ahora bien, “lo conveniente”, lejos de propuestas como las aprobadas el pasado viernes por el Parlament, es que la cámara catalana impulsara esa reforma "mediante una proposición de ley".

Error del Parlament

En cambio, las cosas evolucionan en sentido contrario a lo que marcaría la ley, o a lo que permiten los vericuetos legales. Así, Rubio Llorente ha lamentado que el Parlament lleve al Congreso la propuesta del derecho a decidir, dejando al Gobierno sólo tres meses para llegar a un posible acuerdo. "Las recientes resoluciones sobre el derecho a decidir no sólo no cumplen con esa función, sino que concurren a hacer imposible la reforma por ser una mera solicitud sin proposición concreta alguna y porque va acompañada de una decisión que se puede interpretar como una amenaza de convocar una consulta para el año próximo", ha sentenciado el jurista.

Rubio Llorente, en conversación el el filósofo Manuel Cruz, ha advertido del peligro, y es que la más que posible negativa a convocar el referéndum, por parte del Gobierno central, podría provocar “una frustración que puede llevar a la búsqueda de vías alternativas de efectos impredecibles, como las famosas elecciones plebiscitarias".

Una "distopía"


A la conferencia de Rubio Llorente, ha asistido el ex secretario general de la OTAN Javier Solana y la presidenta del Parlament, Núria de Gispert, así como diputados de varios partidos catalanes.

En cualquier caso, Rubio Llorente se ha mostrado contrario a la independencia, al entender que no es tanto una utopía como “una distopía, un futuro peor que el presente".
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad