Sánchez buscará que el PSOE apruebe un acuerdo con Podemos

stop

Los dirigentes territoriales, encabezados por la andaluza Susana Díaz, se niegan a pactar si Podemos insiste con el referéndum en Cataluña

Pedro Sánchez, secretario general del PSOE

Barcelona, 26 de diciembre de 2015 (18:16 CET)

El puzzle político que pretende armar Pedro Sánchez tendrá su primera prueba de fuego en la reunión que mañana, por la tarde, tendrá con los barones del PSOE. El acuerdo entre el secretario general socialista y los dirigentes territoriales es clave para acordar la estrategia de pactos que aprobará el Comité Federal el lunes.

Ya descartada la alternativa de acuerdo con el PP para investir a Rajoy, quedaba pendiente si se dejaría a Sánchez acordar con Podemos la formación de una gran coalición de izquierdas.  

El muro del referéndum

Por lo pronto, la línea roja es la intención del partido de Pablo Iglesias de realizar un referéndum sobre la independencia de Cataluña. Ya los representantes socialistas de más peso, encabezados por la presidente del PSOE de Andalucía, Susana Díaz, han dicho que se opondrán a cualquier iniciativa que tenga un aroma a independentismo. "No podemos hablar con quien plantea la ruptura de España", había declarado Díaz.

Esta postura es compartida por los presidentes Guillermo Fernández Vara, del PSOE extremeño, y Emiliano García-Page, de Castilla La Mancha. Junto con Andalucía, estas dos federaciones son las que han tenido un resultado menos malo en las urnas. Entre las tres, suman 34 diputados, más de un tercio de los 90 obtenidos por el PSOE.  

Sánchez busca ganar tiempo

Sánchez propondrá con un acercamiento a Podemos, pero apartando el espinoso tema del referéndum. En cuestiones como políticas sociales o líneas económicas, hay más puntos en común entre ambos partidos, y es la veta que Sánchez piensa proponer ante los secretarios territoriales.

Si mañana hubiera consenso, se facilitaría la aprobación del Comité Federal socialista, que reúne a 250 miembros, y que están convocados para el lunes a las 11.00 en el comité de la calle Ferraz, en Madrid.  

Aritmética electoral   

En las elecciones del domingo pasado, el PSOE fue el segundo partido más votado, con 90 escaños. Si sumara los 69 conseguidos por Podemos y sus partidos afines (En Comú Podem, Compromís y En Marea), quedaría a 17 de lograr la mayoría absoluta en el Congreso.

Aquí entraría en juego la posibilidad que este frente pudiera incluir a Ciudadanos (40 diputados), lo que sería más difícil de acordar que una alianza con Podemos. Si esta alternativa fallaría, entre los partidos minoritarios, Izquierda Unida sólo puede ofrecer dos diputados para apoyar una coalición de gobierno. Y las escasas opciones restantes girarían en torno a PNV (6), Coalición Canaria (1) y los partidos catalanistas ERC (9) y DiL (8). Pero claro, si prospera la negativa de los barones a cualquier intento soberanista, las dos últimas opciones quedarían descartadas. Y sería un vuelta a empezar.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad