Sánchez-Camacho mueve ficha: “La financiación no debe ser igual para todos”

stop

FINANCIACIÓN AUTONÓMICA

Alicia Sánchez-Camacho, en la sede del PP./EFE

04 de abril de 2013 (20:12 CET)

Hay movimientos en el seno del Gobierno y del Partido Popular. Aunque la llave de los ingresos de Catalunya la tiene el Ministerio de Hacienda, el Ejecutivo español no quiere ahogar las finanzas de la Generalitat. Mariano Rajoy es consciente de que no es positivo, para el conjunto de la economía española, que la Generalitat alcance una situación de quiebra técnica. Y la primera que ha abierto el fuego, con determinación, consciente de que ese es el papel que le toca, es Alicia Sánchez-Camacho.

La presidenta del PP catalán ha asegurado que su mensaje en el seno de su partido se comienza a interiorizar. En la junta directiva del PP, Sánchez-Camacho reclamó a todos los barones que no entren en la crítica sobre una posible mejora de la financiación de la Generalitat.

“Les he pedido que no comiencen el debate cuestionando la mejora de la financiación catalana, les he dicho que cada uno defienda lo suyo, que ellos consigan que se mejore la financiación de sus autonomías. Tenemos que conseguir el consenso, es una oportunidad histórica no sólo para Cataluña sino para toda España", ha afirmado en la sede del PP catalán.

Controlar a las comunidades receptoras

La consigna de la dirigente del PP es clara, y se hace eco de las resoluciones del último congreso del PP catalán. “La financiación no tiene que ser igual para todos. Mi responsabilidad es conseguir una mejora para Catalunya, y tenemos que limitar la solidaridad y también garantizar que la comunidades receptoras cumplan después", ha sentenciado Sánchez-Camacho.

Se trata de una pequeña revolución, creíble o no en función de cómo reaccione el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. La fórmula del PP catalán es que Catalunya obtenga una financiación singular, dentro del régimen común, de la Lofca, es decir, de todas las comunidades autónomas salvo el País Vasco y Navarra.

Reproches a Mas

En cualquier caso, la presidenta del PP catalán ha reprochado a Artur Mas que no se tomara “en serio” la oferta de diálogo de Rajoy, tras la entrevista en Madrid. “Es muy grave que no haya valorado bien esta oferta y siga con su camino de romper con España", ha considerado.

Esa es la posición del PP. Sánchez-Camacho ha querido dejar claro que el PP catalán no se prestará como segunda o tercera opción de Mas, en el caso de que ERC no vote los presupuestos. Ha emplazado al presidente catalán a buscar, en todo caso, el apoyo del PSC.

Y Rajoy ha querido también valorar su entrevista con Mas, al reclamar al President que se concentre en la salida de la crisis económica, y no sitúe “más problemas”, en referencia a la consulta soberanista. Es decir, el Gobierno del PP está dispuesto a entrar en la cuestión de la financiación, pero se opone de forma rotunda al referéndum soberanista.

Con todos estos mimbres, Mas deberá sopesar en las próximas semanas qué puede hacer y qué debe hacer, consciente de que tiene un mandato del propio Parlament para llevar a cabo esa consulta.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad