Sánchez-Camacho y Duran Lleida median para llegar a un pacto de Estado

stop

FRENTE AL INDEPENDENTISMO

Carlos Godó y Sánchez-Camacho, en el foro Barcelona Tribuna. Andreu Dalmau/EFE

30 de octubre de 2012 (21:26 CET)

El PP de Catalunya y Unió Democràtica están trabajando por los mismos objetivos. Los dirigentes de las dos fuerzas políticas consideran que el debate que se ha producido en Catalunya está llegando demasiado lejos y que la intensidad en las propuestas soberanistas, pero también en las respuestas que llegan desde Madrid no conducen a nada positivo.

Diálogo necesario

La candidata del PP a la Generalitat, Alicia Sánchez-Camacho, reclamó este martes en el foro Barcelona Tribuna que, después de las elecciones catalanas del 25N, el diálogo será “extremadamente necesario”.

La dirigente del PP, que ha dejado claro a la dirección del PP en Madrid que debe tomarse en serio el proyecto soberanista de Artur Mas, reclama a Mas que busque ese diálogo, pero también exige a Rajoy que tome la iniciativa tras el 25N.

En el foro de Barcelona Tribuna, con empresarios y directivos, Sánchez-Camacho ha emplazado a Mas a buscar ese diálogo con un argumento contundente: “pactar es la obligación de los sensatos”.

Encontrar una solución

La idea de la candidata del PP, que, al margen de sus diatribas contra el nacionalismo catalán, admite que existe un problema de financiación de la Generalitat que se debe resolver, es que los dos gobiernos, el español y el catalán, deben ser “capaces” de encontrar una solución.

En el otro lado, pero no enfrente, está Josep Antoni Duran Lleida, que se ha visto arrastrado por Convergència en el último mes hacia posiciones independentistas. Duran, y el dirigente de Unió en el Congreso, Josep Sánchez Llibre, intentan acercar posiciones con el PP, para hacer ver al Ejecutivo español que no puede quedarse de brazos cruzados, y que su pasividad fomenta e incrementa la intensidad del movimiento independentista.

Así, Duran defendió también este martes que tras las elecciones del 25 de noviembre los dos ejecutivos "deben sentarse en la mesa y dialogar" sobre las pretensiones de CiU.

El president Artur Mas no se ha negado a ese diálogo, pero no es el momento de proclamarlo a los cuatro vientos. Mas, con toda la maquinaria nacionalista bien engrasada, tiene en estos momentos un único objetivo: conseguir el máximo apoyo posible y lograr la mayoría absoluta.

Sin renunciar al referéndum

Sólo desde esa posición considera Mas que podrá mantener una posición ventajosa en una negociación con Rajoy, y sin renunciar, en ningún momento, a la convocatoria de un referéndum en la próxima legislatura.

Pero es Unió quien está prestando más atención a los movimientos del PP. La figura de Sánchez-Camacho se considera importante para propiciar con el Ejecutivo español un acercamiento.

La candidata del PP, además, quiere intentar algo muy complicado en estos momentos de efervescencia. Quiere hacer frente al proyecto soberanista con otro proyecto, pero en positivo, sobre las ventajas de ser parte de Epaña.

Y asegura que trasladará a los catalanes “las ventajas” de permanecer en España desde el punto de vista sentimental, cultural, territorial o financiero.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad