Pedro Sánchez será investido presidente del Gobierno este martes, 7 de enero, si no media una sorpresa

Sánchez contiene el aliento ante una investidura cogida con alfileres

stop

El líder del PSOE confía en que no haya sorpresas, pero la votación para ser investido presidente se prevé ajustada: 167 síes, 165 noes y 18 abstenciones

Marcos Pardeiro

Economía Digital

Pedro Sánchez será investido presidente del Gobierno este martes, 7 de enero, si no media una sorpresa

Barcelona, de ( CET)

Pedro Sánchez será investido presidente del Gobierno este martes si no media una sorpresa. Aunque no tiene por qué ocurrir nada inesperado, hay ciertos nervios en las filas del PSOE porque la votación será muy ajustada.

El líder del PSOE confía en que no habrá sorpresas, aunque la votación para ser investido presidente se prevé ajustada: 167 síes, 165 noes y 18 abstenciones.

Los diputados socialistas expresan en las redes sociales mediante la etiqueta "167 valientes" su convicción de que, a pesar de las presiones por parte de dirigentes de otros partidos, no habrá fisuras y  Sánchez logrará ser investido.

La dirección del PSOE ha promovido este mensaje después de que el portavoz adjunto de Ciudadanos en el Congreso y abogado del Estado en excedencia, Edmundo Bal, animó a los diputados socialistas y a los de otros grupos que van a apoyar a Sánchez que rompan la disciplina de grupo y voten en contra.

"Cuando me negué a firmar el escrito del procés, me apartaron de mi trabajo, de los amigos con los que estuve años codo con codo y perdí una parte de mi sueldo. Sé lo duro que es elegir entre lo fácil y lo correcto, pero vale la pena", afirmó Bal en Twitter.

Bal argumentó su postura en un artículo publicado en el diario El Mundo, titulado "Carta a un socialista valiente", en el que aseguró que "lo que hace felices a secesionistas y herederos políticos de ETA no puede ser bueno para España", en alusión a la abstención decisiva de ERC y EH Bildu.

El fantasma del tamayazo

Aunque las insistentes presiones consiguiesen cambiar el sentido de algunos votos, diputados de los grupos que han anunciado su abstención podrían votar a favor del sí para blindar la investidura de Sánchez. Fuentes parlamentarias no descartan esta posibilidad para evitar un nuevo tamayazo.

El término tamayazo se refiere a lo sucedido en la Asamblea de Madrid en junio de 2010, cuando dos diputados socialistas –Eduardo Tamayo y Teresa Sáez– impidieron la investidura del candidato de PSOE, Rafael Simancas, de forma que la popular Esperanza Aguirre se proclamó presidenta de la Comunidad de Madrid.

El portavoz de ERC en el Congreso, Gabriel Rufián, admitió que "sería una muy mala noticia" que algún diputado socialista se saltara la disciplina de voto y pusiera en peligro la investidura de  Sánchez. De darse esta situación, Rudián aseguró que, pese a pactar una abstención, estarán “atentos a las votaciones".

"No sería solo un ataque contra el PSOE, sería un ataque contra la democracia. Dicho esto, nosotros hemos pactado una abstención, pero estaremos muy, muy atentos a las votaciones", señaló.

Bildu también estaría dispuesto a cambiar la abstención por el voto a favor de ser necesario. Junts per Catalunya se mantiene firme en la abstención, aunque sus dirigentes ven con buenos ojos que algunos diputados de ERC o Bildu puedan cambiar su voto en el último momento para garantizar la investidura.
 

 

 

Hemeroteca

PSOE Pedro Sánchez
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad